En busca de la santidad

Papa Francisco: Hay que tener en cuenta que la santidad no es algo que nos proporcionamos a nosotros mismos, que obtenemos con nuestras cualidades y nuestras habilidades. La santidad es un don, es el regalo que nos hace el Señor Jesús, cuando nos lleva con Él, nos cubre de Él y nos hace como Él... La santidad es el rostro más bello de la Iglesia: es descubrirse en comunión con Dios, en la plenitud de su vida y su amor... no es la prerrogativa de unos pocos: la santidad es un don que se ofrece a todos, sin excepción, por eso es el carácter distintivo de cada cristiano.

miércoles, 29 de abril de 2015

Evangelizar requiere...


Evangelizar requiere hacer un análisis de todo el proceso de evangelización incluyendo los “resultados” teniendo en cuenta que no se deben cifrar en términos de “eficacia” sino de “fecundidad”; y ésta es difícil de identificar sobre todo cuando en ámbito de la evangelizador los “fracasos” siempre son aparentes.

Pero sí será necesaria una visión realista y sincera de la realidad  de nuestras parroquias, movimientos, comunidades,… si crecen en extensión y en profundidad, si suceden conversiones, si surgen vocaciones, si se fundan nuevas familias católicas,…

Este análisis hay que hacerlo teniendo en cuenta la “cultura” dominante en la que las ideas, doctrinas y la razón han sido sustituidas por los sentimientos, las imágenes,…

Sin olvidar que quien salva es Cristo y Su Iglesia, será bueno repensar cómo es y cómo funciona la estructura de la Iglesia de tal manera que, desde la plataforma básica de las parroquias y bebiendo de la fuente insustituible de los sacramentos, abramos caminos para facilitar la conversión de las personas que se produce en el encuentro personal con Jesucristo y que se vive en la comunidad de la Iglesia, preferentemente en la parroquia.

Evangelizar requiere una vida comunitaria más cercana en las parroquias con la creación de pequeños grupos donde poder compartir la oración, donde formarse en la doctrina del Evangelio y donde encuentre también el cauce y el respaldo para la acción evangelizadora. Pequeñas células donde se pueda compartir la experiencia de Dios, las ideas, la vida y la acción. Este es el camino más seguro para seguir a Jesucristo en Su Iglesia. En estos pequeños grupos, en estas células, cada uno experimenta también la presencia y acción de Dios en su vida, en la vida de su pequeño grupo y en la vida de la comunidad parroquial.

Seremos fecundos en la evangelización si nos centramos en estas pequeñas comunidades vivas, abiertas, acogedoras, multiplicadoras,… en las parroquias y bajo la orientación del obispo diocesano. Seremos fecundos si centramos toda la vida y acción –personal, comunitaria, parroquial y diocesana, en la celebración de la Eucaristía, en la confesión, en los momentos exclusivos de oración y encuentro con Cristo vivo y contemporáneo nuestro. Seremos fecundos si nuestra parroquia tiene como actividad prioritaria la adoración al Santísimo de forma periódica.

Seremos fecundos si, desde la realidad cercana de la comunidad parroquial, mantenemos una visión diocesana de servicio eclesial a Jesucristo y a Su Iglesia desde la fidelidad efectiva y afectiva al obispo diocesano.

Desde estas premisas básica e irrenunciables habrá que cambiar todo lo que sea necesario y no mantener “actividades” que no “convierten”, que no facilitan el encuentro con Dios y el descubrimiento de la fe; que no muestran a la Iglesia, a la parroquia,  como el hogar de acogida para la vida comunitaria y el lugar para el crecimiento en la fe. Generalmente el problema no es cuestión de métodos sino de la vida de los agentes que demasiadas veces no es coherente con la doctrina que muestran. Teniendo convertidos dispuestos a evangelizar, es decir a hablar no de lo que saben sino de lo que les ha pasado  y de cómo viven por la gracia de Dios, podemos ir pensando en actualizar métodos, en preocuparnos por mostrar una imagen atrayente de nuestras parroquias y comunidades; de ofrecer música católica actual que conecte con los gustos contemporáneos, …

Pero sin olvidar que será Cristo (no nuestras presuntas habilidades y novedosos métodos) quien multiplique las células (pequeños grupos alrededor de las parroquias) que harán visible y atrayente el mensaje de la Iglesia, porque se hará por medio de “otros Cristos”, por medio de personas convertidas y transformadas por la gracia de Dios.

No hay comentarios:

¿QUIERES FORMAR UN GRUPO DE MATRIMONIOS EN TU PARROQUIA

VENI CREATOR

FIRMES EN LA FE (Himno oficial JMJ Madrid 2011)

UN SEGLAR DESCUBRE LA ORACIÓN (Abelardo de Armas Añón)

Abelardo de Armas. Un seglar descubre la oración from Cruzados de Santa María on Vimeo.

Fuente: http://abelardodearmas.blogspot.com/