En busca de la santidad

Papa Francisco: Hay que tener en cuenta que la santidad no es algo que nos proporcionamos a nosotros mismos, que obtenemos con nuestras cualidades y nuestras habilidades. La santidad es un don, es el regalo que nos hace el Señor Jesús, cuando nos lleva con Él, nos cubre de Él y nos hace como Él... La santidad es el rostro más bello de la Iglesia: es descubrirse en comunión con Dios, en la plenitud de su vida y su amor... no es la prerrogativa de unos pocos: la santidad es un don que se ofrece a todos, sin excepción, por eso es el carácter distintivo de cada cristiano.

miércoles, 26 de diciembre de 2012

EUCARISTÍA = PORTAL DE BELÉN


EN EL PORTAL DE BELÉN

NO hay nada más perfecto que estar con Jesús. ¡Puede usted comprobarlo, querido lector! Yo lo encuentro en cada Eucaristía, en cada Adoración, en cada Sagrario… Es cierto que nuestro Dios es silencioso, que se oculta en un pedacito de pan consagrado y que, debido a nuestra humanidad, no podemos verle tal y como era cuando andaba por Galilea. ¡Pero es el mismo, querido lector! ¡No hay diferencia! Yo lo sé: es la fe la que me hace sentir con gran seguridad esta inmensa realidad, que dirige mi vida y cubre toda mi existencia. Lo sé porque Él me regaló una noche de la forma más inesperada la capacidad de captarle con el alma (no con los ojos). Fue durante una Adoración Eucarística bajo las estrellas de un verano no muy lejano… Indigna y pecadora, aún hoy me pregunto por qué fui el recipiente de ese gran regalo… El regalo de entender que viví, vivo y viviré siempre en el portal de Belén.
Lea y trate de entenderme, querido lector: mi director espiritual (un curilla joven y sabio de pueblo), había cenado en casa junto a mi familia. Yo le había sugerido que nos trajera esa noche al Señor para que pudiéramos adorarle unas horas nocturnas en el pequeño y humilde oratorio de mi jardín, dado que tenía amistades que padecían grandes sufrimientos y que necesitaban consuelo y paz. (Ese año habíamos padecido enfermedades graves, fallecimientos y accidentes entre mis amistades, y había mucha gente afectada).
Mientras finalizábamos el postre, los orantes llegaban y se dirigían al fondo del jardín, en donde con la sola luz de las velas comenzaron a rezar el Rosario esperando que les trajera a Jesús. El Señor había acudido a mi casa, esa noche, en un pequeño portaviático que guardaba con cautela mi director espiritual.
Por no hacer esperar a los amigos, finalicé apresuradamente el postre y corrí junto a ellos. Ya estábamos entonando algunas canciones de alabanza cuando, a través del bambú del oratorio, me pareció vislumbrar una luz. Agudicé la vista y comprobé que se acercaba el sacerdote portando la custodia, precedido por dos amistades que sujetaban velas. “¡Llega Jesús!”, anuncié a mis amigos. Se arrodillaron con gran fe y veneración cuando el sacerdote, por fin, atravesó la puerta del oratorio.
Entonces, mi alma vio algo increíble: lo que portaba el sacerdote, aunque a mis ojos no era más que una custodia con un disco de pan, en realidad era un bebé. ¡Era un niño recién nacido con el cordón umbilical colgando! Mi alma me lo revelaba, no había duda ni confusión. La seguridad y el entendimiento que percibí interiormente fueron perfectos. Yo siempre había imaginado que Jesús Eucaristía era un hombre adulto, todo un Dios resucitado… ¡Por eso casi me desmayé cuando, interiormente, mi alma le veía como un bebé recién nacido! Entonces comprendí… Entendí, con espantosa vergüenza, que la Reina de las Reinas, entregaba humildemente y con toda confianza, a su hijo recién nacido a las manos sacerdotales; manos que quizá a veces no estaban limpias o perfectamente preparadas para recibirlo. Pero, a pesar de ello, Ella entregaba a su bebé recién nacido, para que a su vez esas manos sacerdotales puedan entregárnoslo a todos los hombres de la Tierra. Entendí que un bebé así, vulnerable, era todo un Dios. ¡El Rey de Reyes venía en forma de bebé recién nacido para que le pudiéramos abrazar, poseer, amar…!

Me desgarró el corazón reconocer de golpe que no le había tomado muchas, muchísimas veces, de forma digna. Lloré de vergüenza y arrepentimiento… ¿Cuántas veces había recibido a ese bebé Dios, perfecto y santo, con el alma sucia? Entonces entendí, que cada Comunión, cada Eucaristía, es estar realmente en el Portal de Belén. Somos los pastores, y la Madre de Dios nos entrega a su hijo, fiándose de nosotros, con todo su amor.
Querido lector: ten tu pesebre limpio; ten tu pesebre preparado; ten tu pesebre digno… Porque cada misa, cada Eucaristía, es una verdadera Navidad.


jueves, 20 de diciembre de 2012

ENCUENTRO DE FAMILIAS CON D. RAFAEL ZORNOZA


JORNADA DE LA SAGRADA FAMILIA EN CÁDIZ Y CEUTA



ENCUENTRO DE LAS FAMILIAS CON EL OBISPO
CATEDRAL DE CÁDIZ
SÁBADO, 29 DE DICIEMBRE 
DE 17,30 A 18,30 H.




"EDUCAR LA FE EN LA FAMILIA" es el lema que nos reúne a todos los que formamos parte de una familia, a todos los que nos parece importante la familia. El Sr. Obispo D. Rafael Zornoza nos reúne para rezar juntos, para felicitarnos la navidad, para recibir la bendición, para renovar los votos matrimoniales, para dar testimonio de la acción de Dios en nuestras vidas y en nuestras familias. Y cantaremos junto con nuestros hijos, no olvidar llevar la pandereta. Venid las familias enteras abuelos, padres, hijos, nietos.... Habrá sorpresa al final de la celebración, no os iréis con las manos vacías. VEN A LA CATEDRAL DE CÁDIZ

sábado, 15 de diciembre de 2012

BIENAVENTURADOS LOS QUE TRABAJAN POR LA PAZ


BIENAVENTURADOS LOS QUE TRABAJAN POR LA PAZ
Texto Mensaje de Benedicto XVI para la XLVI Jornada Mundial de la Paz (1° enero 2013)



Vaticano el 8 de diciembre de 2012.
1.- Cada nuevo año trae consigo la esperanza de un mundo mejor. En esta perspectiva, pido a Dios, Padre de la humanidad, que nos conceda la concordia y la paz, para que se puedan cumplir las aspiraciones de una vida próspera y feliz para todos.
Trascurridos 50 años del Concilio Vaticano II, que ha contribuido a fortalecer la misión de la Iglesia en el mundo, es alentador constatar que los cristianos, como Pueblo de Dios en comunión con él y caminando con los hombres, se comprometen en la historia compartiendo las alegrías y esperanzas, las tristezas y angustias anunciando la salvación de Cristo y promoviendo la paz para todos.

En efecto, este tiempo nuestro, caracterizado por la globalización, con sus aspectos positivos y negativos, así como por sangrientos conflictos aún en curso, y por amenazas de guerra, reclama un
compromiso renovado y concertado en la búsqueda del bien común, del desarrollo de todos los hombres y de todo el hombre.

jueves, 6 de diciembre de 2012

La infancia de Jesús

"La verdad del amor humano. Orientaciones sobre el amor conyugal, la ideología de género y la legislación familiar"


 
_________________________________
(Documento íntegro) XCIX Asamblea Plenaria 

Introducción

1. El Concilio Vaticano II, de cuyo inicio celebraremos el 50º aniversario el próximo 11 de octubre, trató con particular atención del matrimonio y la familia[1], y recordó a todos que «una misma es la santidad que cultivan, en los múltiples géneros de vida  y ocupaciones, todos los que son guiados por el Espíritu de Dios»[2]. En este mismo sentido, hace treinta años el papa Juan Pablo II, tras el Sínodo de Obispos sobre la misión de la familia, promulgó la exhortación apostólica Familiaris consortio (1981). Los obispos españoles, siguiendo las directrices de esta carta magna de la pastoral familiar, publicamos posteriormente los documentos: La Familia, Santuario de la Vida y Esperanza de la Sociedad (2001) y el Directorio de la Pastoral Familiar en España (2003). Con ellos, se pretendía aplicar en nuestras diócesis las enseñanzas y orientaciones pastorales del pontífice sobre el matrimonio y la familia.

2. La Conferencia Episcopal Española llamaba la atención sobre las nuevas

¿QUIERES FORMAR UN GRUPO DE MATRIMONIOS EN TU PARROQUIA

VENI CREATOR

FIRMES EN LA FE (Himno oficial JMJ Madrid 2011)

UN SEGLAR DESCUBRE LA ORACIÓN (Abelardo de Armas Añón)

Abelardo de Armas. Un seglar descubre la oración from Cruzados de Santa María on Vimeo.

Fuente: http://abelardodearmas.blogspot.com/