En busca de la santidad

Papa Francisco: Hay que tener en cuenta que la santidad no es algo que nos proporcionamos a nosotros mismos, que obtenemos con nuestras cualidades y nuestras habilidades. La santidad es un don, es el regalo que nos hace el Señor Jesús, cuando nos lleva con Él, nos cubre de Él y nos hace como Él... La santidad es el rostro más bello de la Iglesia: es descubrirse en comunión con Dios, en la plenitud de su vida y su amor... no es la prerrogativa de unos pocos: la santidad es un don que se ofrece a todos, sin excepción, por eso es el carácter distintivo de cada cristiano.

viernes, 20 de julio de 2018

Ecos de fraternidad Retiro, sábado 14 de julio de 2018 Parroquia de Nuestra Señora de Europa

Ecos de fraternidad
Retiro, sábado 14 de julio de 2018
Parroquia de Nuestra Señora de Europa




El tesoro de la presencia de Dios en tu alma es el contenido de tu apostolado

Doce entusiasmados echaron a andar la Iglesia  en una sociedad totalmente paganizada y  más difícil que la nuestra. 
La relación con Jesús comienza por la amistad de Alguien que es imprescindible en sus vidas. En el trato cotidiano Él va preparando a sus apóstoles para la vida y misión que les tiene preparada. 

El apostolado no necesita métodos, programas ni sistema; solo necesita santos. La "evangelización" que pretende tener  "éxitos" rápidos, se incapacita para dar frutos duraderos. Pretenden formar lideres de impacto, cualificados para no se sabe qué misión y olvidan que el objetivo es formar personas coherentes que aspiren a la santidad con constancia y determinación
El apóstol contagia a todo el que se acerca a él deseos de amor a Dios y de santidad; por eso sólo el apóstol está "capacitado" para realizar tareas
El apostolado no es lo que hace este o aquel método de evangelización, sino lo que hago yo. El apostolado es una actitud y un estilo de vida que se desarrolla en cualquier actividad.

Los apóstoles cambian la sociedad de su tiempo con el ejemplo de su Vida, con la Palabra y creando comunidades, coloquios familiares entorno a la Virgen María

Vive la Eucaristía, pasa largos ratos contemplado a Jesus vivo en la Eucaristía,  contemporáneo nuestro. 
Así, si Dios lo permite, serás evangelizador.

La evangelización que Dios quiere se fragua con la pedagogía de la santidad en la Escuela de María

Cuando uno trata todos los días con Jesucristo, cuando acude a los Sacramentos, a la oración, cuando se alimenta de la Palabra y crece en comunidad, entonces se convierte en apóstol y adquiere un estilo de vida que le capacita para evangelizar en todo momento

El apóstol evangeliza también con la Palabra; da a conocer y explica la Verdad, la Doctrina de Jesucristo. Todos necesitamos conocer la Verdad que llena de alegría y nos hace libres. Sin Doctrina no hay auténtica relación con Dios

Existimos para enseñar a Dios a los demás. Solo cuando encontramos a Dios vivo, sabemos lo que es la vida. Cada uno es fruto de un pensamiento de Dios. Conocer a Dios para darlo a conocer

Una comunidad apostólica es evangelizadora cuando acoge, acompaña y lleva a los demás al encuentro con Cristo en los Sacramentos. La fe (la esperanza y la caridad) de una comunidad de amigos hizo posible el milagro de Jesús sobre el paralítico de Cafarnaum, perdonándole sus pecados "... viendo la fe de ellos..." (Lc 5, 17-26) (Mc 2, 1-12)

Somos instrumentos de Dios y nuestra misión es poner a nuestros amigos delante de Dios. Lo conseguiremos si somos amigos, si nos importan las personas más que los proyectos.
Mucha gente puede descubrir a Dios por medio tuya. Piensa en la gente que pueda necesitarte, como una mano amiga para acercarse a Dios.



"En el Corazón de la Madre y sólo en él, aprenderás a llenarte de Jesucristo  y a rebosarlo en los demás. María es la madre de Dios para alcanzarlo todo, y madre de los hombres para concederlo todo"

lunes, 30 de abril de 2018

FORO UNIVERSITARIO DE CULTURA - Encuentro 4, 5 y 6 de mayo de 2018


FORO UNIVERSITARIO DE CULTURA - Encuentro 4, 5 y 6 de mayo de 2018

ORACIÓN DE LA MAÑANA DEL DOMINGO DÍA 6 DE MAYO

Invocación al Espíritu Santo
                Ven Espíritu Santo, ilumina nuestras inteligencias, fortalece nuestras voluntades y enciende nuestros corazones en el fuego de tu Amor.

Canción: No adoréis a nadie más que a Él
No adoréis a nadie, a nadie más que a Él. No adoréis a nadie, a nadie más que a Él.
No adoréis a nadie, a nadie más. No adoréis a nadie, a nadie más.
No adoréis a nadie, a nadie más que a Él.
Porque sólo Él nos puede sostener. Porque sólo Él, nos puede sostener.
No adoréis a nadie, a nadie más. No adoréis a nadie, a nadie más.
No adoréis a nadie, a nadie más que a Él.
No alabéis a nadie, a nadie más que a Él. No alabéis a nadie, a nadie más que a Él.
No alabéis a nadie, a nadie más. No alabéis a nadie, a nadie más.
No alabéis a nadie, a nadie más que a Él.
Porque sólo Él, nos puede sostener. Porque sólo Él, nos puede sostener.
No alabéis a nadie, a nadie más. No alabéis a nadie, a nadie más.
No alabéis a nadie, a nadie más que a Él. No miréis a nadie, a nadie más que a Él.
No miréis a nadie, a nadie más que a Él. No miréis a nadie, a nadie más.
No miréis a nadie, a nadie más. No miréis a nadie, a nadie más que a Él.
Porque sólo Él nos puede sostener. Porque sólo Él, nos puede sostener.
No miréis a nadie, a nadie más. No miréis a nadie, a nadie más.
No miréis a nadie, a nadie más que a Él.

Oración, amistad con Jesucristo
“Háblame aquí, sencillamente, como hablarías a tu madre, a tu hermano. ¿Necesitas rezar por alguien? Dime su nombre y qué quisieras que hiciese actualmente por ellos. Pide mucho, mucho, no vaciles en pedir; me gustan los corazones generosos que llegan a olvidarse en cierto modo de sí mismos, para atender a las necesidades ajenas. Háblame así, con sencillez, con llaneza, de los pobres a quienes quisieras consolar, de los enfermos a quienes ves padecer, de los extraviados que anhelas volver al buen camino, de los amigos ausentes que quisieras ver otra vez a tu lado.
Y para ti, ¿no necesitas alguna gracia? Hazme, si quieres, una lista de tus necesidades, y ven, léela en mi presencia. Dime francamente que sientes -soberbia, amor a la sensualidad y al regalo; que eres tal vez egoísta, inconstante, negligente... ; y pídeme luego que venga en ayuda de los esfuerzos, pocos o muchos, que haces para quitar de ti tales miserias.
Deseo que me pidas lo que sea, en cuanto no se oponga, antes favorezca y ayude a tu santificación. Hoy por hoy, ¿qué necesitas? ¿Qué puedo hacer por tu bien? ¡Si supieras los deseos que tengo de favorecerte!
¿Traes ahora mismo entre manos algún Proyecto? Cuéntamelo todo minuciosamente. ¿Qué te preocupa? ¿Qué piensas? ¿Qué deseas? ¿Qué quieres que haga por tu hermano, por tu amigo? ¿Qué desearías hacer por ellos?
¿Y por Mí? ¿No sientes deseos de mi gloria? ¿No quisieras poder hacer algún bien a tus prójimos, a tus amigos, a quienes amas mucho, y que viven quizás olvidados de Mí?
Dime qué cosa llama hoy particularmente tu atención, qué anhelas más vivamente, y con qué medios cuentas para conseguirlo. Dime si te sale mal tu empresa, y yo te diré las causas del mal éxito. Hijo mío, soy dueño de los corazones, y dulcemente los llevo, sin perjuicio de su libertad, adonde me place.”


Hay un corazón que mana
Hay un corazón que mana, que palpita en el Sagrario, el corazón solitario, que se alimenta de amor.
Es un corazón paciente, es un corazón amigo, el que habita en el olvido, el corazón de tu Dios.
Es un corazón que ama, un corazón que perdona, que te conoce y que toma, de tu vida lo peor
Que comenzó esta tarea una tarde en el Calvario, y que ahora desde el Sagrario tan sólo quiere tu amor.
Decidle a todos que vengan a la fuente de la vida. Hay una historia escondida dentro de este corazón.
Decidles que hay esperanza, que todo tiene un sentido. Que Jesucristo está vivo, decidles que existe Dios.
Es el corazón que llora en la casa de Betania. El corazón que acompaña a los dos de Emaús.
Es el corazón que al joven rico amó con la mirada. El que a Pedro perdonaba después de su negación.
Es el corazón en lucha del huerto de los Olivos, que amando a sus enemigos hizo creer al ladrón.
Es el corazón que salva por su fe a quien se le acerca. Que mostró su herida abierta al apóstol que dudó.
Decidle a todos que vengan a la fuente de la vida. Que hay una historia escondida dentro de este corazón.
Decidles que hay esperanza, que todo tiene un sentido. Que Jesucristo está vivo, decidles que existe Dios.

El corazón de la Virgen
“El Corazón de la Virgen es esa cápsula protectora tan providencial y acogedora para un laico que vive su Bautismo. Tentaciones de todas clases, desconfianzas, in­comprensiones, miedos, desengaños, persecuciones, menudean en la vida de un cristiano. Suscribirá en algunos momentos la frase de San Pablo: «Nos vi­mos abrumados muy sobre nuestras fuerzas hasta desesperar de la vida» (cf. 2 Cor 1,8), pero como el Apóstol repetirá convencido: «De todas estas cosas me libró el Señor» (cf. 2 Tim 3,11) dándome a María como Madre.
¡Mira a la Estrella!, invoca a María, como un niño acude a su madre. Escucha a San Bernardo. «Ro­gándola, no te despistarás; invocándola, no deses­perarás; pensando en Ella, no errarás». Refugiado en la cápsula de su Corazón Inmaculado, serás ina­sequible al desaliento, invulnerable a los enemigos, flotando entre limitaciones y miserias”.

Cantamos a María
Ave María, ave. (bis)
Madre de la espera y mujer de la esperanza, ora pro nobis.
Madre de sonrisa y mujer de los silencios, ora pro nobis.
Madre de frontera y mujer apasionada, ora pro nobis.
Madre del descanso y mujer de los caminos, ora pro nobis.
Madre del descanso y mujer de los caminos, ora pro nobis.

Ave María, ave. (bis)
Madre del respiro y mujer de los desiertos, ora pro nobis.
Madre del ocaso y mujer de los recuerdos, ora pro nobis.
Madre del presente y mujer de los retornos, ora pro nobis.
Madre del amor y mujer de la ternura, ora pro nobis.
 Ave María, ave.
Ave María, ave. (bis)

jueves, 26 de abril de 2018

NOTICIAS Y REGALOS DE LA VIRGEN DE FÁTIMA


NOTICIAS Y REGALOS DE LA VIRGEN DE FÁTIMA


Del 13 al 15 de abril nos unimos a la Peregrinación Diocesana al Santuario de Nuestra Señora del Rosario de Fátima. Hemos asistido unas 300 personas de todos los rincones de la Diócesis, presididos por nuestro obispo D. Rafael Zornoza y acompañados por siete sacerdotes y dos consagradas de la Fraternidad Seglar en el Corazón de Cristo.

Podría extenderme aquí en un detallado relato de los recorridos realizados y de las actividades  vividas a modo de diario, pero prefiero mostrar algunos de los mensajes y regalos que la Virgen de Fátima nos ha hecho en este fin de semana. Acudir al Santuario de Fátima es pisar una tierra especial que la Virgen ha elegido para mostrar al mundo un mensaje de salvación a través de tres pequeños pastorcillos de Aljustel. En este Santuario hay que aprovechar todas las oportunidades que ofrece para hablar con la Virgen, para contarle nuestras inquietudes, ilusiones y deseos, para escucharla en cualquiera de los rincones que hemos visitado, pero sobre todo para pedirle, rogarle y encomendarle nuestras necesidades en la Capilla de las Apariciones.

La Capilla de las Apariciones es el lugar central del Santuario donde hemos celebrado la Eucaristía el viernes y el sábado, presididas por nuestro obispo; y donde hemos participado en el rezo del Santo Rosario y Procesión de las Antorchas. También han sido momentos especiales la Hora Santa en la Capilla de la Muerte de Jesús o el rezo del Víacrucis.

Hay otros lugares también singulares como la Basílica de Nuestra Señora del Rosario donde están enterrados los tres pastorcitos, o la Iglesia de la Santísima Trinidad así como el Viacrucis, el Calvario, las casas de Francisco, Jacinta y de Lucía, los Valinhos –lugar de la aparición del 19 de agosto- y los sitios donde se apareció el Ángel de la Paz.

Pero hay otro recorrido que es interior y tan real como los paseos por estos santos lugares. A través de las experiencias vividas y de los lugares visitados hemos recibido los mensajes de la Virgen de Fátima de una manera muy concreta y actual. Los mensajes de nuestra Madre de Fátima vienen en forma de regalos que hay que ir abriendo y meditando poco a poco, abiertos a las sorpresas y con la capacidad de asombro de los un niño.

A primera hora de la tarde del primer día Nuestra Señora del Rosario de Fátima nos comunicó una primera buena noticia: “Dios existe y te ama; Dios existe, te ama y tiene un proyecto de vida que soñó para ti cuando te creó”. La felicidad consiste en llevar a cabo ese proyecto, la felicidad consiste en poner en práctica la voluntad de Dios. Consiste en aceptar Su proyecto en tu vida, con sus alegrías y sus penas, sabiendo que Él te acompaña hasta el último día ofreciéndote su gracia. Dios no te priva de los sufrimientos, sino que los carga de sentido con Su Presencia. Conocer el plan de Dios debe ser nuestro primer objetivo, nuestra principal finalidad. Porque hemos sido creados para recibir el amor de Dios y para amar a Dios, para entregarnos a Él, para cumplir su voluntad, y mediante esto ser santos y salvarnos. Realizar la proyecto de Dios, cumplir su voluntad es el camino de la felicidad, de la santidad y de la salvación para acabar en el cielo.  Y La Virgen María quiere que seamos instrumentos para facilitar a otros el camino hacia su santidad, la senda para que conozcan el proyecto de Dios en su vida, para que encuentren su camino para cumplir la voluntad de Dios. Para ese fin sólo nos pide dos cosas: oración y penitencia, que recemos por la conversión de los pecadores.

La segunda buena noticia es que la santidad nos es para otros, no es para gente con unas cualidades especiales; la santidad es para todos. Tú y yo podemos ser santos. La Virgen María nos dice con su vida que ser santo consiste en decir SI, en aceptar con total confianza la vocación y misión que Dios nos tiene reservada para cada uno. No es difícil ser santo porque Él nos irá dando las gracias suficientes para llevarlo a término. Tenemos que acudir a las fuentes de la gracia para que Dios nos llene de su fuerza para que rebosemos de entusiasmo en esta vida nueva. Acudir a la Eucaristía, al sacramento del perdón, a la oración diaria, a la meditación de su Palabra, al servicio a los demás, a la vida comunitaria, a la comunión de los santos, al ángel de la guarda, a los santuarios marianos, …. Hay muchos lugares para el encuentro con Dios, pero hay uno muy especial que es la Parroquia, tu Parroquia. Acudamos a nuestra Parroquia porque ahí, en sintonía con la Diócesis, está la Iglesia entera, Cuerpo de Cristo y Pueblo de Dios, fundada por Jesucristo para continuar con nosotros hasta el fin de los tiempos. Acudamos a nuestra Parroquia para rezar, para celebrar la Eucaristía, para participar en sus actividades, para colaborar en su acción apostólica, para ser hospital de campaña y la casa común de todos.

La otra gran noticia que se experimenta en el Santuario de Nuestra Señora de Fátima es que la oración es la solución a todos los problemas. Innumerables milagros se han producido ya por su mediación. Por eso a Fátima hay que ir a rezar y a pedir milagros. Y Ella te da el milagro que más necesitas que hayas llegado sin ni siquiera sospecharlo.















lunes, 23 de abril de 2018

La Diócesis de Cádiz y Ceuta lleva a la Virgen de Fátima todas sus necesidades

La Diócesis de Cádiz y Ceuta lleva a la Virgen todas sus necesidades

En la madrugada del viernes 13 de abril seis autobuses, procedentes de los diversos rincones de la Diócesis de Cádiz y Ceuta, peregrinaron a Fátima con el firme propósito de poner sus vidas en sus manos.

300 peregrinos de las parroquias de Loreto, San Antonio de Cádiz, San Severiano, Santo Tomás, La Asunción, Santo Ángel, Valvanuz, San José Artesano, Parroquia de El Cristo, San Francisco, San Juan Bautista y San Antonio de Chiclana, El Colorado, África, Santa Teresa, Los Remedios, San Antonio de Ceuta, Valdelagrana,… han llevado ante la Virgen de Fátima una oración por todas las familias y por los más necesitados de toda la Diócesis.
Todos los peregrinos han podido participar en las diferentes actividades programadas: oración de Laudes, Vía Crucis, Rosario de Antorchas, Eucaristías en la Capelina, Adoración Eucarística, visita a la casa de los pastorcitos Lucía, Jacinta y Francisco, los lugares de las apariciones del Ángel de la Paz,… y en todo momento disfrutando de una espléndida convivencia. Algunos de los peregrinos pudieron participar de una manera especial en el Rosario de Antorchas portando a la Virgen por la gran explanada y dirigiendo uno de los Misterios del Santo Rosario.
Alguno de los momentos especiales fueron las dos Eucaristías en la Capelina presididas por nuestro obispo, Mons. Rafael Zornoza, que, unidos a todos los demás peregrinos, han rogado a la Virgen de Fátima por la conversión de los pecadores y por la paz en el mundo. También la Adoración Eucarística fue un momento de especial recogimiento y de diálogo con el Señor donde muchos peregrinos tuvieron la oportunidad de recibir el Sacramento del Perdón.
El regreso a los diferentes lugares de origen fue otra experiencia comunitaria llena de alegría y entusiasmo por la consagración personal a la Virgen para ser portadores y portavoces en toda la Diócesis del mensaje sencillo de la Virgen de Fátima que pide nuestra colaboración para la conversión de los pecadores a través de la oración y la penitencia. El mensaje de Fátima condensa la esencia del Evangelio y de la predicación de Jesús, porque María siempre es camino que lleva al encuentro con Jesucristo.
La participación en esta Peregrinación Diocesana a Nuestra Señora del Rosario de Fátima ha sido una ocasión para incrementar la vida comunitaria, la comunión eclesial y el crecimiento espiritual. La consagración a la Virgen ha significado el ofrecimiento de nuestra vida para que cuente con nosotros decididos a vivir con alegría la voluntad de Dios, con la seguridad que ante las dificultades y limitaciones tenemos su promesa de que “Al final el Corazón Inmaculado triunfará”.




PARA CELEBRAR EL DÍA DEL LIBRO

PARA CELEBRAR EL DÍA DEL LIBRO

T. Morales, 
- Hora de los laicos, BAC, 1985
- El ovillo de Ariadna. Ética y Valores Humanos
- Laicos en Marcha
- Forja de Hombres


E. Leclerc, 
- Sabiduría de un pobre, Marova, 1983


V. Frankl,
- Psicoanálsis y existencialismo, Fondo de cultura económica. Méjico.
- El hombre en busca del sentido, Herder1987


Watzlawick, P.
- Teoría de la comunicación humana, Herder, 1983



Minuchin, S 
- Familias y Terapia Familiar. Gedisa, 1977.


Aronson, E 
- El animal social. Alianza Editorial, 1989


A.López Quintás, 
- Inteligencia creativa, BAC, 2002
- La juventud actual, entre el vértigo y el éxtasis, Narcea, 1982
- El conocimiento de los valores, Verbo Divino, 1992



Sánchez Gey, J.M. 
- Padres, hijos, educadores y educandos


Jacques Philippe 
- En la escuela del Espíritu Santo


F. Torralba,
- Pedagogía del sentido, PPC, 1998


C.Díaz,
- Diez palabras clave para educar en valores, Fund. E. Mounier, 1999


J.A.Paredes M, 
- ¿Dónde está nuestro Dios?, San Pablo, 1996


Mahillo Monte, A.J.
- ¿Sabes estudiar?. Espasa, 1997
- Estrategias de ganador, Espasa, 2002


Asensi, J.y otros. 
- Educar desde y para la paz. Fundación Fnando Rielo, 2001

domingo, 8 de abril de 2018

Crónica: Ejercicios Espirituales para ver la mirada de Dios

 EJERCICIOS ESPIRITUALES

Para ver la mirada de Dios
Santuario de Nuestra Señora de Regla
Chipiona, Cádiz
16,17 y 18 de  marzo de 2018
Dirigidos por el P. Andrés Muñoz Luque

Hemos vivido una experiencia asombrosa, impresionante, sobrenatural,… de la mano de María Inmaculada hemos experimentado la mirada de Dios que contiene
toda la Buena Noticia del Evangelio.


La clave del silencio (Viernes 16, 20:20 h.)

Tras la acogida y el reparto de habitaciones comenzamos con una reunión introductoria de los Ejercicios. El P. Andrés presentó el silencio como la clave para aprovechar al máximo este día y medio de retiro. En el silencio es posible escuchar a Dios con claridad. Silencio exterior y silencio interior. Silencio exterior para crear un ambiente favorable para la oración. El silencio exterior prolongado también a las comidas ha hecho posible seguir aprovechando al máximo las ricas meditaciones.

 Silencio interior para entrar en la casa de Dios y conversar con Él. Hay que hacer silencio de toda preocupación exterior, porque no venimos a resolver problemas. El objetivo es escuchar a Dios, unirnos a Él y abiertos a lo que Él quiera. Acercarnos al sagrario y pedirle que entre en nuestros corazones. Que salgamos de los Ejercicios sobre todo con la experiencia de haber estado con Dios, aunque también podemos descubrir alguna propuesta de conversión.

Las meditaciones impartidas por el P. Andrés Muñoz en la Capilla han ayudado a entrar en la dinámica de los Ejercicios. Han sido algo más que una charla o que una clase, han sido orientaciones parafacilitarnos hablar con Dios, nos han ayudado a meditar, han sido ya meditación. Las intervenciones del P. Andrés en la Capilla han puesto en el centro al Señor como protagonista de la meditación. Este día y medio ha sido también una oportunidad para el descanso, para el descanso en el Señor, poniendo el corazón ante el Sagrario, sin quedarme nada, sin miedo a lo que él nos pida. Que el Señor pueda entrar en nuestro corazón, con la confianza de un niño, para estar con Él y entregarnos a Él.


Cuando nos retiramos del ruido del mundo, en silencio, ganamos una nueva perspectiva sobre el ruido del mundo.

Descubrir el amor que Dios nos tiene. (Viernes 16, 22:00 h.)

Hemos iniciado los Ejercicios Espirituales reconociendo el inmenso amor que Dios nos tiene y que quiere hacernos santos. El encuentro total con Cristo te transforma completamente porque te vacía de ti y te llena de Dios.
 
Descubrir el amor que Dios tiene a todos los hombres. Cada uno de nosotros somos reflejo de Dios, reflejo de la impronta divina. Dios se enamora de su creación y le da el mayor don: la libertad. Amar y servir a Dios. Mi máximo ideal es amar y servir a Dios, cumpliendo el primer mandamiento: Amar a Dios más que todo. El mandato del amor nos lleva a identificarnos con Él. Todos estamos llamados a la santidad. Dios quiere para cada uno de sus hijos lo mejor: la santidad. La santidad es vivir en comunión con Dios. La felicidad humana es la santidad. El sentido de la vida es la santidad. La voluntad de Dios es tu santidad. La santidad es la perfección de la caridad. La santidad no es una obligación moral, es consecuencia del misterio de la Iglesia. Hemos sido creados para ser santos.

Hemos iniciado los Ejercicios Espirituales reconociendo el inmenso amor que Dios nos tiene y que quiere hacernos santos. Tenemos que desear, querer ser santos y creer que podemos serlo. Alejarnos de la mediocridad. Dar espacio a Dios. Tener hambre de santidad para conocer y hacer propios sus sentimientos, sus pensamientos, sus deseos. La santidad no depende más que de mi deseo y de la gracia de Dios. Las circunstancias de la vida pueden ser aprovechadas para la santidad. Sólo puede impedir la santidad el pecado y el demonio. Que no nos falte cada día la comunicación con Dios.

Aceptarnos a nosotros mismos, un inmenso deseo de santidad y apoyarnos en la gracia de Dios. Identificarnos con la voluntad de Dios. ¿Cuán es la voluntad de Dios?: “escucha Israel”. Acudir al Señor con frecuencia, formarnos bien y vivir la caridad. Vivir el momento presente es el camino más sencillo para la santidad llenándolo de amor. Dame luz y fuerza para vivir mi vocación a la santidad. “Escucha, Israel: el Señor nuestro Dios, es solamente uno. Amarás al Señor, tu Dios, con todo el corazón, con toda tu alma, con todas las fuerzas. Las palabras que te digo se las repetirás a tus hijos y hablarás de ellas estando en casa y yendo de camino, acostado y levantado.” Dt 6,4-7. Que tu amor y tu misericordia dirijan nuestros corazones, Señor, ya que sin tu ayuda no podemos complacerte.

Prometo tratarte muy bien y darte lo mejor. (Sábado 17, 10:15 h.)

El proyecto que Dios soñó para ti cuando te creó es que seas santo.
 
Estar atentos a lo que Dios nos diga. Liberarnos de todo lo que nos impide acercarnos a Dios. El diseño que Dios tiene para nosotros es que seamos santos. El proyecto que Dios soñó para ti cuando te creó es que seas santo. La libertad es el don para vencer las tentaciones y para vencer el pecado. Contemplar nuestro pecado. La batalla se libra aquí, en el mundo y esta guerra sólo se acaba cuando termine nuestra vida. Tenemos una herida que nos tiende al pecado. Drama existencial de San Pablo: lo bueno que quiero hacer no soy capaz, y lo malo que no quiero hacer es lo que hago. El pecado es un hecho, es un hecho histórico, tenemos un “curriculum” de pecado. El drama de nuestro tiempo es la pérdida de la conciencia de pecado. Aprender a reaccionar ante las tentaciones y contemplar nuestro pecado en paz, sin escrúpulos.Ver nuestra historia de pecado, ver qué es lo que de verdad me separa de Dios, lo que me impide tener vida de santidad. Que nos dé el dolor de amor y que fortalezca para no ofenderle más. Te duele porque le amas, porque reconoces su sufrimiento para ganarnos para el cielo. Mi arrepentimiento es fruto del amor que Dios me tiene.

Hijo pródigo: “parte a tierra lejana” y el padre le espera en la casa, con la casa preparada para la acogida. “Empezó a sentir necesidad”, la mayor necesidad es alejarnos de Dios. El Señor no nos deja solos, nos proporciona recursos inscritos en nuestra propia naturaleza: la conciencia como chispa del amor divino. También nos propone los mandamientos que no son tanto condiciones para salvarnos como explicitación de lo que necesitamos hacer. No son una imposición externa, sino la descripción para ser más humanos y más divinos.

Es muy importante alimentar nuestra la conciencia con la formación en la doctrina de Cristo, no con sentimientos y emociones, sino de la verdad revelada por Jesucristo. Examen de conciencia, arrepentimiento y confesión. Volver hacia la casa del Padre. La dignidad del hijo la recupera con la reconciliación. Acudir siempre a la Virgen María.


El mejor plan  para evangelizar es ir a Misa. (Sábado 17, 11:00)

La Santa Misa, centro de la vida cristiana, actualización del sacrificio de Cristo, presencia real de Jesucristo y banquete de comunión para nuestro alimento.
Si quieres ser discípulo misionero, apóstol de Jesucristo, lo mejor que puedes hacer es ir a Misa.

Has nacido para lo más alto, no te conformes con menos. Busca algo más. (Sábado 17, 13:15)

Quien no vive como piensa acaba pensando como actúa.

En el camino de la santidad hay que superar otro obstáculo: la tibieza. La tibieza es una enfermedad del alma. Hay que luchar y alzar el vuelo. Quien no lucha, su vida se va haciendo tibia, mediocre,… abandonando el deseo de ser santo y el proyecto de Dios se va desenfocando. Los Ejercicios Espirituales son la elocuencia de Dios. Hacer los esfuerzos que Dios me pide y quiere. El paso de una vida con sentido a una vida tibia  es fácil de dar. El tibio, aunque tenga fe, facilita que los demás pierdan la fe. Lo que más le duele al Señor es que seamos tibios. Eres tibio si haces con desgana lo que Dios quiere. Para amar a Dios no hay que hacer cálculos. Darlo todo, responder totalmente a la voluntad de Dios. Un alma tibia tiene una fe sin celo, una esperanza sin firmeza y una caridad son ardor.

¿Cómo se llega a la tibieza?. Se llega a la tibieza descuidando las cosas pequeñas, los pequeños detalles. Esos pequeños detalles son los que embellecen la vida espiritual.

Piedad: Rezar con el alma, con su motor que es el amor de Dios. La pereza va ganando terreno progresivamente y dejamos de ser señores de nuestra vida.No hacer lo que Dios me pide me lleva a la tristeza, desánimo, buscando escusas  y complicidad con la comodidad. Si cada uno cumple su misión se crea una gran sinfonía. Estar alerta y no conformarse con poco. Lo poco, lo mediocre y la tibieza nubla la conciencia. La crítica es fruto de la tibieza para justificar el no superarse a sí mismo.

Quien no vive como piensa acaba pensando como actúa. El hombre vive de realidades, de obras y la realidad vivida configura nuestra mente y nuestro pensamiento.

¿Qué hacer si caigo en la tibieza?
Sinceridad. Ver en la presencia de Dios cual es la realidad de mi vida. Con la crítica queda justificada la tibieza y el desánimo.

Retomar una piedad auténtica. Piedad es la relación entre el Padre y el hijo, correspondencia al amor de padre que Dios nos tiene. Relación auténtica con Dios. Oración diaria, sacramentos, contemplación de la Palabra de Dios,… Espíritu de lucha. Oración y estudio.
Verdades de la fe, amor a la Virgen y Magisterio de la Iglesia. La Virgen María remueve el rescoldo que pueda quedar de fe y lo vuelve a encender.


Almuerzo. (Sábado 17, 14:00 h.)

Aprovechamos el silencio de las comidas para seguir orando, contemplando, escuchando al Señor y saboreando las enseñanzas del P. Andrés Muñoz en las meditaciones.

Oración en familia (Sábado 17, 15:30 h.)

Aprovechamos estos Ejercicios Espirituales también para iniciar a los hijos a los momentos  de intensa oración ante la Presencia de Dios.


Celebra la vuelta del hijo pródigo con un banquete (Sábado 17, 17:30 h.)

El impulso para amar a los demás no nace de nuestras cualidades, sino del amor a Dios y del amor de Dios.

Frente a nuestra debilidad está la inmensa misericordia de Dios. La obra de Dios es el perdón y la reconciliación. Nos hacemos libres sometiéndonos a Dios. Aceptar lo que realmente está por encima de nosotros. Vivir la triple relación con Dios: amistad, filiación y de santidad.

La amistad con Cristo. Mirar al Señor crucificado. Contemplarlo y experimentar esa amistad que nos ofrece cada día. Encontrarnos cada día con Su mirada. Experimentar que Cristo te mira con amor y ver como en esta mirada está contenida toda la Buena Noticia del Evangelio. Amistad que nos irá transformando poco a poco. Es una mirada de amor que te lanza al futuro. Recordar aquella primera ver que fuimos conscientes de la mirada de Dios y de su ofrecimiento de amistad. Miramos también sus heridas. Permanecer con María junto a la Cruz.En la Cruz mendiga nuestro amor. Corresponder a su amor y comunicar a los demás ese amor. Me atrae a mí, me transforma de tal manera  que pueda amar a los demás con Su mismo amor. No es amar a los demás con mi capacidad de amar voluntarista, con sentimentalismos, sino con Su mismo amor, transformados por Su GraciaEl impulso para amar a los demás no nace de nuestras cualidades, sino del amor a Dios y del amor de Dios. Libre de intereses y de sentimentalismo, es un amor sobrenatural. Es ser instrumentos del amor de Dios.Revisar cómo va nuestra relación con Cristo. Meditar sobre las cinco llagas.

Relación de filiación. Hijos de Dios en el Hijo. Recibimos la filiación divina en el Bautismo. Del costado abierto de Cristo brotaron los Sacramentos y la Iglesia. Somos hijos de Dios, vivamos como tales. Considerar frecuentemente que somos hijos de Dios, empapémonos de esta verdad. No es un simple reconocimiento intelectual, fruto de la filiación divina somos amados por Dios Padre. En medio de cualquier circunstancia Dios nos ama y nos cuida. La misericordia de Dios nos llena de paz y de seguridad ante las dificultades. Aceptar que una parte importante de la vida es sufrimiento, pero que Dios permanece a nuestro lado.

Relación por medio del Espíritu Santo santificador. El Espíritu Santo permanece con nosotros eternamente. Por la vida de la gracia somos templos del Espíritu Santo. El Espíritu santo se dedica a santificar modelando nuestra alma conforme al modelo de Jesucristo. Es imposible acceder a la santidad por nuestros propios medios, por nuestras propias fuerzas; es por pura gracia de Dios. “Sin mí no podéis hacer nada”. Practicar la alabanza y la gratitud. Desear y pedir las inspiraciones del Espíritu Santo. Estar decidido a no negar nada al Señor. Vivir el abandono en la voluntad de Dios siendo dóciles a Dios. Vivir el desprendimiento. Perseverar en la oración.

Adoración al Santísimo (Sábado 17, 18:30 h.)

¿Quieres conocer toda la Buena Noticia del Evangelio? Adora al Santísimo.
Haré con vosotros una alianza nueva: yo seré vuestro dios, y vosotros seréis mi pueblo.


Rezo del Santo Rosario. (Sábado 17, 22:00 h.)

Hemos vivido una experiencia asombrosa, impresionante, sobrenatural,… de la mano de María Inmaculada hemos experimentado la mirada de Dios que contiene toda la Buena Noticia del Evangelio.

En la casa de mi Padre hay muchas moradas. (Domingo 18, 10:15 h.)

El lavatorio de los pies es un gesto complementario a la institución de la Eucaristía. Contemplarle en la Oración en el Huerto de los Olivos. Allí asume como propios todos los pecados de todos los tiempos. Es un sufrimiento morar. Momento de angustia total que parece que no va a superar. Vio la corrupción de todos los tiempos. Sufrimiento total por la traición de los suyos. Visiones de la Beata Anna Catelina Emmerick. Sufrió por la traición de todos los tiempos en relación a la Verdad, a su Doctrina, a Su Misericordia. Sufría más el alma que el cuerpo. Cristo asume como suyos todos los pecados de todos los tiempos.

Vuelve con sus discípulos y los encuentra dormidos. La única vez que el señor necesita el apoyo de los suyos, no lo encuentra. La pereza mata el ama  poco a poco, sin que te des cuenta. Pedir perdón quedarnos dormidos, por no “complicarnos la vida” y hacer el propósito de acompañar al Señor a Su pasión. Velad y orar para no caer en tentación. Repasar la pasión. Su Madre y el discípulo amado no abandonaron al Señor. El que tiene miedo no es perfecto en la caridad.

El mejor plan  para evangelizar es ir a Misa. (Domingo 18, 11:00)

La Santa Misa, centro de la vida cristiana, actualización del sacrificio de Cristo, presencia real de Jesucristo y banquete de comunión para nuestro alimento.
Si quieres ser discípulo misionero, apóstol de Jesucristo, lo mejor que puedes hacer es ir a Misa.

San Juan por encargo del Señor se ocupa de la Virgen María. (Domingo 18, 13:15 h.)

Los cristianos recibimos la gracia suficiente para vivir ya como resucitados.

San Pedro y San Juan salen corriendo hacia el sepulcro al escuchar el anuncio de María Magdalena, Juan llega primero pero espera a Pedro para entrar en el sepulcro. San Juan no espera a San Pedro por miedo a entrar sólo en el sepulcro, sino por respeto al primero de los apóstoles, por obediencia al Primado de Pedro.

Jesucristo siempre supera nuestras expectativas. La Magdalena por encargo del Señor anunció a los discípulos la resurrección de Jesús. Jesús vence al madero y a la muerte. Podemos vencer el mal con el bien. La Resurrección es el centro de nuestra fe, esperanza y caridad.

Satanás ha sido vencido. La victoria de Cristo es nuestra garantía y a la vez una exigencia: el espíritu de lucha. Es una verdad de fe que debemos creer y además fuerza para luchar. Los cristianos recibimos la gracia suficiente para vivir ya como resucitados. El hombre redimido por Cristo puede ser santo. Hay que acudir con frecuencia a la confesión. Vivir en medio  mundo desechando lo que nos impide la relación con Dios. Jamás tomar una decisión importante estando en pecado.

En el Camino de Emaús, Jesús conversa preguntando y suscitando preguntas hasta que se presenta a sí mismo como la respuesta a todas las preguntas. En la Misa se le abrieron los ojos y reconocieron al Señor. El Señor ha resucitado realmente. El encuentro con Jesucristo transforma. El Señor les habla y les explica las escrituras. Es lo que ocurre en la meditación de la Palabra de Dios que ilumina nuestra mente y llena el corazón. El Señor les habla con la Eucaristía. Acudir a la Palabra y a la Eucaristía. Quien descubre a Jesucristo en la Palabra y en la Eucaristía, necesita comunicarlo a los demás. Vivir con y para Cristo luchando y perseverando. El secreto de la perseverancia es el amor.

Acudir siempre a la Virgen María, ella nos alienta, nos cuida, nos une al Señor, nos orienta en el camino hacia el Señor.

¿QUIERES FORMAR UN GRUPO DE MATRIMONIOS EN TU PARROQUIA

VENI CREATOR

FIRMES EN LA FE (Himno oficial JMJ Madrid 2011)

UN SEGLAR DESCUBRE LA ORACIÓN (Abelardo de Armas Añón)

Abelardo de Armas. Un seglar descubre la oración from Cruzados de Santa María on Vimeo.

Fuente: http://abelardodearmas.blogspot.com/