En busca de la santidad

Papa Francisco: Hay que tener en cuenta que la santidad no es algo que nos proporcionamos a nosotros mismos, que obtenemos con nuestras cualidades y nuestras habilidades. La santidad es un don, es el regalo que nos hace el Señor Jesús, cuando nos lleva con Él, nos cubre de Él y nos hace como Él... La santidad es el rostro más bello de la Iglesia: es descubrirse en comunión con Dios, en la plenitud de su vida y su amor... no es la prerrogativa de unos pocos: la santidad es un don que se ofrece a todos, sin excepción, por eso es el carácter distintivo de cada cristiano.

lunes, 20 de abril de 2015

PARA ENTENDER LAS ESCRITURAS

Desde hace algunas décadas se lee la Biblia bastante más que lo hacían nuestros antepasados. No hay editorial de prestigio que no desee tener en su catálogo una edición del texto sagrado. Como es natural, la Iglesia se alegra de que se lea más la Palabra de Dios escrita. El incremento del interés por la Sagrada Escritura ya había comenzado antes del Concilio Vaticano II. Pero el ejemplo del Concilio mismo, cuyos documentos respiran hondo aliento bíblico, y sus disposiciones al respecto, fueron muy importantes en la nueva posición que la Biblia ha ido adquiriendo en la vida de los católicos.
 
Hay que destacar el campo de la Sagrada Liturgia como lugar en el que la Escritura Santa se ha hecho más accesible para el pueblo de Dios. Las lecturas bíblicas en la Santa Misa y en la celebración de los demás sacramentos han sido enriquecidas muy notablemente. En los ciclos dominicales, se proclama prácticamente todo el Nuevo Testamento cada tres años. Del Antiguo, también son leídos en la celebración eucarística todos los textos relevantes para la comprensión del misterio cristiano.
 
También es muy destacable el interesante fenómeno de los grupos bíblicos. En muchas parroquias, movimientos y centros pastorales se han constituido círculos de estudio de la Sagrada Escritura, que, con admirable perseverancia, han recibido lecciones de introducción exegético-teológica y han ayudado a comentar y meditar el texto sagrado.
 
Todo éste, que podríamos llamar, movimiento bíblico ha enriquecido, sin duda ninguna, la vida cristiana y ha constituido, en muchos casos, una ocasión excelente para el crecimiento en la fe, e incluso para el redescubrimiento personal de la misma. No es de extrañar. Porque, como decía el gran san Jerónimo, desconocer las Escrituras es desconocer a Cristo.
 
Cierto. Quien conoce las Escrituras reconoce y conoce en Jesús al Hijo eterno de Dios, el Señor del cosmos y el redentor de nuestras vidas. Pero es saludable caer en la cuenta de que, para entender las Escrituras, no basta la ciencia histórica, ni siquiera una ciencia exegética o teológica cualquiera. Entender la Escritura Santa es una empresa de un orden muy diverso de la intelección de un texto histórico o espiritual común. Porque ella no trata simplemente de un relato de historia humana, o de un descubrimiento del espíritu del hombre. Toda ella habla de Cristo, es decir, de Dios y del hombre, del Hijo eterno de Dios, mensajero y autor de la salvación divina en el tiempo humano. Por eso, para entenderla, además de ciencia humana es necesaria inspiración divina. Es necesario que Jesucristo mismo nos abra el entendimiento, como hizo con los once reunidos en Jerusalén, que no acababan de comprender que el Resucitado no era un fantasma, sino el Siervo de Dios, crucificado por los pecadores y levantado por Dios de entre los muertos a la Vida.
 
La Escritura no puede ser entendida en su realidad propia más que allí donde alienta el Espíritu del Resucitado. ¿Dónde sucede eso de modo cierto? Donde escuchamos a los testigos a quien Él envía a todo el mundo: en el seno de la Sagrada Tradición. Por eso, la clave de la enseñanza del Concilio a este respecto es ésta: la Sagrada Escritura, junto a la Sagrada Tradición.
 
+ Juan Antonio Martínez Camino
obispo auxiliar de Madrid

No hay comentarios:

¿QUIERES FORMAR UN GRUPO DE MATRIMONIOS EN TU PARROQUIA

VENI CREATOR

FIRMES EN LA FE (Himno oficial JMJ Madrid 2011)

UN SEGLAR DESCUBRE LA ORACIÓN (Abelardo de Armas Añón)

Abelardo de Armas. Un seglar descubre la oración from Cruzados de Santa María on Vimeo.

Fuente: http://abelardodearmas.blogspot.com/