En busca de la santidad

Papa Francisco: Hay que tener en cuenta que la santidad no es algo que nos proporcionamos a nosotros mismos, que obtenemos con nuestras cualidades y nuestras habilidades. La santidad es un don, es el regalo que nos hace el Señor Jesús, cuando nos lleva con Él, nos cubre de Él y nos hace como Él... La santidad es el rostro más bello de la Iglesia: es descubrirse en comunión con Dios, en la plenitud de su vida y su amor... no es la prerrogativa de unos pocos: la santidad es un don que se ofrece a todos, sin excepción, por eso es el carácter distintivo de cada cristiano.

sábado, 26 de noviembre de 2011

MARCHA JUVENIL DIOCESANA: EN EL NOMBRE DEL SEÑOR PODEMOS

“EN EL NOMBRE DEL SEÑOR”
“EN LA PERSONA DE JESÚS”


1. En el Nombre del Señor hemos sido convocados
Podemos tener muchas razones por las que hemos venido a esta marcha juvenil: me invitaron en la parroquia, en mi grupo, un amigo, en mi instituto, etc.
Por debajo de todas estas razones está que hemos sido reunidos, convocados por el mismo Jesús a través de nuestro obispo D. Rafael. Cada uno ha salido de su casa, de su pueblo, de su ciudad, hemos dejado otros planes y nos hemos encontrado aquí todos en el Nombre del Señor, en el Señor Jesús.
Cada reunión, celebración, oración… lo hacemos en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. En nombre de Dios, de Dios mismo.

2.“Todo lo que hagáis, de palabra o de obra, hacedlo en nombre del Señor Jesús” Col 3, 17
El Nombre hace referencia a la persona, por ejemplo: ¿conoces a Paco y María? Sí conozco esos nombres… ¡no! Que si conoces a Paco y a María ¿Quiénes?... Hace referencia a la persona. Poner el nombre es importantísimo, porque es hablar de la persona.
¿Qué significa hacer las cosas en Nombre del Señor? Cuando decimos que vengo de parte de alguien, es como si ese alguien se hace presente a través de nosotros. Hacer o decir las cosas en nombre de otra, supone que hay una confianza, que creo en esa persona, que le escucho, que me envía, lo hago porque le quiero. Nosotros muchas veces vemos que no podemos hacer las cosas. Pero el cristiano sabe por experiencia que “en el nombre del Señor” supone que yo confío en que Él me da la fuerza para hacerlo, no porque se me ocurre o he tenido un estupendo día, sino porque Él me lo ha dicho: “No tengáis miedo, yo estaré con vosotros todos los días de vuestra vida”.

3. Caminamos en el Nombre del Señor
Ahora comenzamos el tiempo de Adviento. ¿Cómo se celebró el Adviento antes del nacimiento de Jesús? Pensemos en los Magos de Oriente y los pastores: se ponen en camino porque se cumple la promesa que Dios hizo a su Pueblo, confían en su Palabra (Dios se hace hombre, para que podamos conocerle, escucharle, verle, tocarle, amarle, seguirle…). Quieren encontrarse con Él porque Él quiere encontrarse con ellos. Para eso da señales: la estrella, el ángel, las profecías. Tanto los Magos como los pastores no fueron solos, cada uno por su lado, sino que fueron juntos a buscarle.
Dios nos llama porque quiere estar con nosotros y darnos su misma vida porque nos ama. Esto es lo que nos hace felices en plenitud. Pero es una llamada personal y a la vez en común con los demás, como llamó a los primeros discípulos, a los 12. Para ayudarnos, compartir los dones que Dios da a cada uno, porque somos más felices cuando estamos unidos y porque Jesús dijo: «Donde dos o tres se reúnen en mi Nombre, allí estoy yo en medio de ellos» (Mt. 18,20). ¿Quieres encontrarte con Jesús?: “Ven y verás”.
_______
LA DEBILIDAD Y LA FUERZA
En el Nombre del Señor… podemos

Cuando nos ponemos a caminar por la vida, nos cansamos y nos sentimos débiles. Una cosa es ser débiles, y otra no tener fuerzas. La vida nos va poniendo frente a situaciones que no esperábamos. El cansancio nos va entrando y a veces de un modo muy fuerte.
Puede ser por culpa de las cosas inesperadas que continuamente nos sorprenden; o puede ser por lo cotidiano y constante que sabemos nos va a venir.

Y entonces nos sentimos débiles. Y precisamente entonces los demás empiezan a acudir a nosotros. Y no es porque los demás no se den cuenta de que también nosotros somos débiles. Al contrario. Pareciera justamente que porque nos sienten débiles, por eso vienen a nosotros. Y son los débiles los que vienen. Aquellos a los que les duele lo mismo que nos duele a nosotros. Vienen para pedirnos fuerzas, ánimo para seguir, sentido para entender su fracaso o su sufrimiento. Algo, en fin, que a ellos les parece que en nosotros nos ayuda a superar tan fácilmente, lo que a ellos les desanima.

Nos damos cuenta de que la respuesta que buscan es la misma que estamos buscando. Lo que a ellos les duele, también nos duele.
Y allí nos sentimos profundamente necesitados de fuerza. Hasta biológicamente nos sentirnos débiles. Y a la vez, se nos presenta la necesidad de acudir a quien nos puede dar la fuerza necesaria, para nosotros y para los demás.
Si sólo creemos en los hombres, acudiremos a otro hombre y prolongaremos hasta el infinito la búsqueda de verdad, del que pide al que tiene que pedir. Podemos así construir un grupo humano, de hombres y mujeres débiles pero solidarios que nos prestamos mutuamente una fuerza de la que todos individualmente necesitamos.

Y de repente, todo se puede derrumbar.
Tendremos la triste experiencia de habernos estado trasmitiendo un cheque sin fondo. Las fuerzas que nos íbamos trasmitiendo carecían de fundamento. Una cadena de eslabones unidos que no estaba agarrada a nada. Todo el proceso que nosotros creíamos constructor del grupo es mentira, porque estaba basado en una verdad sin fundamento. En una ideología, tal vez. Podemos hacer muchas cosas, pero a veces, vacías de contenido.
No podemos hacer -ni dejar que los otros hagan- un acto de fe ciega, sin pensar, sin compartir, sin reflexionar, sin buscar a Dios en todos los acontecimientos, sin tener experiencia personal con Jesús. No puedo fundamentar mi fe en otra persona que no sea Jesús, porque la otra persona es un eslabón que también participa de nuestra misma debilidad y puede ser que no resista el peso en cadena de los demás.

Te invito a que juntos pensemos dos cosas:

Primero, que no tiene sentido luchar por la construcción de grupo si no tenemos fe en la fuerza de Dios, y en la seguridad de que Él tiene ganas de darnos esa fuerza necesaria que viene de Él.

Segundo: que a la vez que damos esa fuerza (que no es nuestra porque la recibimos a través del hermano, del amigo), no dejemos de buscarla directamente por nuestra cuenta en Dios. Si hacemos este doble esfuerzo recibiendo y a la vez buscando, estaremos unidos entre nosotros y a la vez agarrados a Dios que es el origen verdadero de toda fuerza.
Cada uno dará de la fuerza que le viene de Dios, y la que recibe de los demás. Cada uno se convertirá en minero de la fuerza de Dios, y no en un simple transmisor. Habrá así un aporte valioso, personal. Habrá algo de Dios a través tuyo.
De esta manera, siendo débiles, llegaremos a tener fuerza para nosotros mismos y para el grupo en el que cada uno tendrá su riqueza personal para comunicarla y compartirla. Como sucede con las brasas de una hoguera, donde cada una aporta su calor personal y propio, a la vez que es sostenida y animada por el calor del fuego de las demás.

Porque Él nos ha reunido, en el Nombre del Señor… podemos.

Preguntas para compartir:

- ¿Qué es lo que más me ha gustado o me ha sorprendido esta mañana?
- ¿Siento que en mi vida necesito caminar con los demás para poder encontrarme con Jesús?
- ¿Qué dificultades encuentro en mi camino para conocer y seguir Jesús?








































































miércoles, 23 de noviembre de 2011

GRAN VIGIILIA DE LA INMACULADA


________


Vigilia de la Inmaculada 2010 from viginma on Vimeo.


_-____
http://www.vigiliadelainmaculada.org/

_________


GRAN VIGILIA DE LA INMACULADA EN TODA ESPAÑA

Y DIVERSOS PAÍSES DE HISPANOAMÉRICA.

EL LEMA DE LA VIGILIA SERÁ
“AHÍ TIENES A TU MADRE”,

PALABRAS DEL ÚLTIMO LEGADO DE JESÚS A LA HUMANIDAD.

SE ESPERA QUE S.S. BENEDICTO XVI ENVÍE SU TRADICIONAL MENSAJE Y BENDICIÓN APOSTÓLICA PARA LOS ORGANIZADORES Y ASISTENTES.


El día 7 de diciembre, a las 9 de la noche, tendrá lugar la tradicional Gran Vigilia de la Inmaculada, patrona de España desde 1760, en todas las diócesis españolas y diversos países hispanoamericanos. Se viene haciendo ininterrumpidamente desde 1947, en que fueron instauradas por el P. Tomás Morales S.J., actualmente en proceso de beatificación en Roma, caracterizándose siempre por una gran afluencia de fieles. Estos últimos años tienen especial relevancia la juventud y la familia.

En lo que respecta a Madrid, se celebrarán especialmente tres, una, en la Catedral de la Almudena (c/ Bailén nº 10), presidida por el Sr. Cardenal D. Antonio Mª Rouco Varela, y las otras dos, en la Basílica de la Merced (c/ General Moscardó nº 23) y en el Santuario de María Auxiliadora (Ronda de Atocha nº 25), presididas, respectivamente, por los Sres. Obispos Auxiliares de Madrid D. Juan Antonio Martínez Camino y D. Fidel Herráez Vegas.

La introducción a estas dos últimas celebraciones correrá a cargo de D. Feliciano Rodríguez, Delegado Episcopal para la Pastoral Universitaria de Madrid, en la Merced y de D. Enrique Rueda, Capellán de la Escuela de Ingenieros Industriales y de la Facultad de Historia de la Universidad Complutense de Madrid, en María Auxiliadora. Como seglares intervendrán, D. Benigno Blanco, Presidente del Foro Español de la Familia y D. Mario Alcudia, Profesor de la Universidad San Pablo-CEU y periodista colaborador de la Cadena COPE, en cada una de ellas.

El lema de las Vigilias será “Ahí tienes a tu Madre”, palabras que forman parte del último legado de Jesús a la humanidad. Hace que donde ha abundado el pecado sobreabunde la gracia y que el corazón de todos los hombres y mujeres del mundo reciba luz y consuelo, en unos momentos tan significativos, como los presentes, caracterizados por la profunda crisis de valores morales, religiosos y económicos. El cartel anunciador es un detalle del cuadro de la Inmaculada de El Greco que está depositado en el Museo de Santa Cruz de Toledo.

En esta ocasión, la Vigilia pretende recoger los grandes frutos espirituales de la Jornada Mundial de la Juventud, celebrada en Madrid el pasado mes de agosto, con la asistencia del Santo Padre, y su mensaje para la nueva evangelización.

Se espera que S.S. Benedicto XVI envíe su tradicional mensaje y Bendición Apostólica para los asistentes y organizadores. Es de destacar que estos últimos solicitan la ayuda, para el fin de las Vigilias, de las oraciones y sacrificios de más de setecientos conventos de almas contemplativas de toda España.

Se ha abierto una página Web con varios enlaces: http://www.vigiliadelainmaculada.org



jueves, 17 de noviembre de 2011

LA EFICACIA DE LA ORACIÓN QUE CAMBIA LA VIDA

Una hora que cambiará su vida

Era la mañana de mi cumpleaños, un día de febrero de 1978. Tomé la cartera de documentos y me dirigí a un desayuno de trabajo que tenía y mis hijos estaban sanos. Sin embargo, algo parecía faltarme, algo que no po­día definir, una especie de vacío interior.
En el restaurante me reuní con un cliente, hombre alto, de algo más de se­senta años. Era un próspero asesor de marketing, dotado de una sensibilidad especial para comprender a la gente. Su actitud, invariablemente tranquila y apacible, me impresionaba.

Mientras comíamos, hablamos de un proyecto de publicidad y luego zanjado el asunto, hice mención a mí cumplea­ños y le confesé mi persistente sensación de vacío.

-¿Quieres llenar ese vacío? –me preguntó.
-Sin duda.
-Comienza cada día con una hora de oración.
-¡No tengo tiempo para eso! -repliqué, asombrada. "
-Eso fue, exactamente, lo que dije yo hace veinte años. Era entonces presi­dente de una agencia de publicidad de Chicago, e iba de una parte a otra, siempre corriendo. Creía en el poder de la oración diaria, pero no encontraba tiempo para rezar. Experimentaba la sensación de que no podía controlar mi vida. Un amigo me dijo que estaba haciendo las cosasa1 revés.
«Estás simplemente tratando de meter a Dios en tu vida -me dijo. Cinco minutos aquí, diez minutos allá. Y es lo contrario: Debes ordenar tu vida en torno a Dios.Eso sólo se consigue contrayendo un ,compromiso. fíjate, una hora cada día... La idea es reservar un perío­do de tiempo lo bastante largo para que tenga realmente significado... y ofrecer ese tiempo a Dios.

Los ojos de mi cliente chispeaban. «Pensé que mi amigo estaba chiflado», continuó. «Para dedicar sesenta minu­tos todos los días a Dios tendría que le­vantarme una hora antes. Perdería el sueño y arruinaría mi salud. «Te ase­guro que no he estado enfermo en los últimos veinte años", concluyó con una sonrisa.
iVeinte años!

Abandoné el restaurante muy confusa. ¿Dedicar una hora a la oración? ¡Absurdo! Sin embargo, no lograba apartar de mi mente la idea de mi cliente.
Sin decir palabra a ninguno de mis tres hijos ni a mi marido ,puse el despertador para que sonase a las cinco de la mañana. Vivimos en una región de inviernos muy duros y ¡Dios mío!, ¡qué frías y oscuras son las mañanas de febrero! Sentí imperiosos deseos de acurrucarme de nuevo entre las mantas, pero me obligué a levantarme.
La casa estaba oscura, melancólica. Me dirigí al cuarto de estar, de puntillas, sin hacer caso del perro, y me senté en el sofá. Se me hacía raro hallarme a so­las con Dios. Sólo yo. Y Dios... Juntos durante una hora.
­Eché una mirada a mi reloj y me aclaré la garganta. «Bueno, Señor, aquí estoy. Y ahora, ¿Qué?

Me gustaría poder decir que Dios me respondió al instante, pero todo era si­lencio. Cuando vi las primeras luces del alba, traté de rezar, pero sólo pensaba en la discusión que había tenido con uno de mis hijos la víspera. Recordé también a uno de mis clientes, que pa­saba por una situación económica difícil; pensé en cosas dispares.

­No obstante poco a poco mis pensamientos se fueron sosegando. Mi respiración se hizo más pausada hasta que sentí una gran paz, interior. Comencé a percibir ruidos leves el zumbido del frigorífico, el que hacía el perro con la cola al golpear el suelo el roce de una rama helada contra la ven­tana. Y entonces sentí la cálida presen­cia del amor. No sé de qué otra forma se puede describir aquella sensación. El aire, el lugar mismo en que me encon­traba parecieron cambiar, como cambia la atmósfera de una casa cuando ha lle­gado un ser querido.
Llevaba cincuenta minutos sentada en el sofá, pero hasta entonces no comencé a orar realmente. Y descubrí que no estaba rezando con mis habituales plegarias.

Toda mi vida me habían dicho que Díos me ama. Aquella fría mañana de febrero sentí su amor, y la inmensidad de éste fue tan arrolladora –que permanecía allí, dando gracias silenciosamen­te. Entonces sonó el despertador y el perro lanzó, un discreto ladrido. El día normal había comenzado. Pero durante el resto de aquella jornada me sentí re­confortada por el recuerdo de aquel amor.

A la mañana siguiente, la casa se me antojó más oscura y más fría que el día anterior. Sin embargo, tiritando, me le­vanté. Un día más, pensé y al día siguiente volví a pensar: Un día más. Día tras día fueron transcurriendo seis años.


Han ocurrido muchas cosas en esos años: problemas con nuestros hijos adolescentes, tormentas conyugales, una importante pérdida económica. En cada una de esas crisis, hallé la paz del espíritu gracias a esa hora dedicada a Dios. En ella encuentro tiempo para ver las cosas desde su justa perspectiva, me reúno con Dios y, a su lado me pare­ce que no hay problema imposible de resolver.
Algunas mañanas no tardo en verme inundada por la maravilla y la gloria de Dios. Más, otras, no siento nada. Enton­ces recuerdo otra cosa que me dijo mi cliente: ««Habrá veces en que tu pensa­miento no conseguirá penetrar en el santuario del Señor, y pasarás la hora en la sala de espera del Todopoderoso. Pero estará allí, y Dios apreciará tu empeño por permanecer cerca de él. Lo que importa es e1 compromiso adquiri­do

Gracias a ese compromiso, mi vida ha mejorado, iniciar el dia con una hora dedicada a la oración ha llenado el es­pacio vacío que había en mi vida...
Y lo ha desbordado.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

BENEDICTO XVI al Movimiento Familiar Cristiano



Movimiento Familiar Cristiano de España

Ya todas las diócesis y todos los grupos-equipos estamos funcionando, comienza un nuevo curso que tenemos que llenar de esperanzas, nosotros los que tenemos a Cristo en nuestra vida tenemos que llevar y transmitir la esperanza a las familias y al mundo.

La vida merece la pena, estamos en ella porque Dios ha querido que le ayudemos en su obra creadora y quedarnos parados, con desaliento es no responder a los deseos del Padre.

Queremos poner aquí las palabras que SS Benedicto XVI pronunció en su viaje a Alemania el pasado mes de septiembre para que sirvan como reto a nuestro Movimiento, con el fin de que nos demos cuenta que el MFC es necesario para la Iglesia, las familias y la sociedad.


“Estamos llamados a buscar nuevos caminos de evangelización que podrían ser pequeñas comunidades donde se vive la amistad que se profundiza regularmente en la adoración comunitaria con Dios”

“Aquí hay personas que hablan de sus pequeñas experiencias de fe en su puesto de trabajo y en el ámbito familiar, o entre sus conocidos, testimoniando de este modo un nuevo acercamiento de la iglesia a la sociedad”

En otro momento, al despedirse les decía lo siguiente:

“Surgirán pequeñas comunidades de creyentes, y ya existen, que con el propio entusiasmo difundan rayos de luz en la sociedad pluralista, suscitando en otros la inquietud de buscar la luz que da la vida en abundancia”

Fuente: Equipo de Presidencia Nacional
http://www.mfc-es.org/
________________________________________________________


No tengáis miedo, "hágase en mi según tu voluntad".

"Haced lo que Él os diga"


CREA EN TU PARROQUIA UN GRUPO DE MATRIMONIOS
QUE REZAN JUNTOS
QUE SE FORMAN JUNTOS
QUE CREAN COMUNIDAD
Y QUE SE COMPROMETEN AL SERVICIO DE JESUCRISTO Y DE SU IGLESIA

El Movimiento Familiar Cristiano te ayudará a realizarlo.
mfamiliarcristiano@gmail.com
http://mfccadiz.blogspot.com/
___________________________________________________

sábado, 12 de noviembre de 2011

La Diócesis de Ciudad Rodrigo cumple 850 años





La Diócesis de Ciudad Rodrigo celebra, en estas fechas, los 850 años de su fundación, desde que Fernando II de León erigiera la fundación de la diócesis, el 13 de febrero de 1161. Las celebraciones tienen como lema: "Sigue diciendo Sí a tu Iglesia". Eres corresponsable. Por este motivo, los actos centrales se han hecho coincidir con el Día de la Iglesia Diocesana, que se celebra en España, este año, el 13 de noviembre. Entre otros actos, el día 12 de noviembre se celebrará la Eucaristía de acción de gracias, en la Catedral, a la que han sido invitados los obispos de la Provincia Eclesiástica de Valladolid, a la que pertence la Diócesis. El obispo de Ciudad Rodrigo, monseñor Raúl Berzosa, ha escrito una Carta en la que afirma que "La Iglesia nos acompaña y nos ayuda porque es madre y hermana. Es madre en cuanto nos hace nacer a la fe y nos entrega lo mejor que hay en ella: la presencia viva de Jesucristo. Y es hermana porque nos acompaña, personalmente y como familia, en los momentos más importantes y decisivos de nuestra vida. Si se me permite añado otro matiz importante: la Iglesia es también hija nuestra, en el sentido en que , acertada y bellamente, escribió José Luis Martín Descalzo. Porque la Iglesia nos hace y la hacemos al mismo tiempo. Ella se responsabiliza de nosotros , pero nosotros somos responsables de ella. ¿De qué manera? Participando activamente en las cuatro dimensiones en las que tiene que crecer al mismo tiempo para ser Iglesia de verdad. A saber: sentirme y hacer comunidad viva; tener atrevimiento y coraje para anunciar sin complejos, a Jesucristo y la Buena Nueva del Evangelio; celebrar, con dignidad y respeto, los misterios de nuestra fe; y atender, desde la práctica del amor cirstiano (que es de ágape, de donación y total gratuidad) a nuestros hermanos más necesitados".






viernes, 11 de noviembre de 2011

MARCHA JUVENIL DIOCESANA




http://www.enredadios.com/site/course/view.php?id=40


MARCHA JUVENIL DIOCESANA
26 Y 27 de noviembre

Desde Barbate a Vejer por el Parque Natural de la Braña y al Santuario de La Oliva

Camina con D. Rafael, nuestro nuevo Obispo

¡Estás invitado al primer gran encuentro de este curso!El próximo fin de semana del 26 y 27 de noviembre, nuestro nuevo Obispo nos invita a peregrinar juntos hasta el Santuario de la Virgen de La Oliva.Échale un vistazo al programa e ¡inscríbete!: http://www.enredadios.com/site/course/view.php?id=40



SÁBADO, 26 de noviembre

10:00 - Salida desde la parroquia de San Paulino de BarbateMarcharemos por el Parque Natural de La Breña y los acantilados de Barbate hasta la Tore del Tajo. Durante el camino tendremos la catequesis-encuentro con D. Rafael.
14:00 - Almuerzo y parada para descansar
17:30 - Llegada aproximada a Vejer de la Frontera. Colegio Divino Salvador.
19:30 - Eucaristía con D. Rafael
21:00 - Cena y velada festiva.

DOMINGO, 27 de noviembre

9:30 - Desayuno
10:00 - Salida en peregrinación hasta el Santuario de La Oliva (Vejer). Rezaremos laudes en la Iglesia de San Miguel.
12:30 - Eucaristía en el Santuario de Nuestra Señora de La Oliva
14:00 - Almuerzo en el Santuario
16:00 - Salida de los autobuses hacia los lugares de origen

Plazo de inscripción: Hasta el 23 de noviembre

Las plazas de autobús son limitadas y se irán asignando por orden de inscripción.



¿CÓMO INSCRIBIRSE?
Para inscribirte entra en el formulario haciendo clic en el botón "Acceso a Inscripción". Una vez completado deberás hacer efectiva la inscripción pagando los 12 euros a través del banco.
2024-0408-91-3300033606 (CajaSur)
Indica como concepto tu nombre y apellidos.
Te agradecemos que envíes comprobante del ingreso a info@enredadios.com. Problemas o dudas: llamar al 654694898 (Pedro) o 622313180 (José Manuel). Recuerda que para participar debes tener, al menos, 16 años.


¿QUÉ INLCUYE?
El precio de inscripción incluye:
Autobús hasta Barbate el día 26 y recogida en Vejer el día 27 (ver las paradas más abajo)
Comidas (desde el almuerzo del 26 hasta el almuerzo del 27)
Material
Alojamiento comunitario en saco de dormir


¿QUÉ LLEVAR?
Es importante que no olvides:
Saco de dormir y esterilla
Calzado cómodo para andar
Chubasquero por si llueve
Ropa de baño (las duchas son comunitarias)
Toalla y bolsa de aseo
DNI y tarjeta sanitaria
Autorización paterna firmada (para menores de edad)
Es importante ir LIGERO DE EQUIPAJE.


¿CÓMO LLEGAR?
Los autobuses realizarán varias paradas en diferentes localidades. En el formulario de inscripción debes indicar en qué localidad cogerás el bus.
El autobús 1 hará paradas en La Línea, Los Barrios, San Roque y Algeciras.
El autobús 2 hará paradas en Cádiz, Puerto Real, San Fernando, Chiclana de la Fra. y Conil de la Fra.
El lugar de las paradas y la hora aproximada de paso se publicará próximamente.

El dinero no debe ser impedimento para no participar.
Si tienes dificultades consulta a tu párroco o escríbenos a info@enredadios.com



Secretariado de Pastoral Juvenil y Vocacional
http://www.enredadios.com/

¿QUIERES FORMAR UN GRUPO DE MATRIMONIOS EN TU PARROQUIA

VENI CREATOR

FIRMES EN LA FE (Himno oficial JMJ Madrid 2011)

UN SEGLAR DESCUBRE LA ORACIÓN (Abelardo de Armas Añón)

Abelardo de Armas. Un seglar descubre la oración from Cruzados de Santa María on Vimeo.

Fuente: http://abelardodearmas.blogspot.com/