En busca de la santidad

Papa Francisco: Hay que tener en cuenta que la santidad no es algo que nos proporcionamos a nosotros mismos, que obtenemos con nuestras cualidades y nuestras habilidades. La santidad es un don, es el regalo que nos hace el Señor Jesús, cuando nos lleva con Él, nos cubre de Él y nos hace como Él... La santidad es el rostro más bello de la Iglesia: es descubrirse en comunión con Dios, en la plenitud de su vida y su amor... no es la prerrogativa de unos pocos: la santidad es un don que se ofrece a todos, sin excepción, por eso es el carácter distintivo de cada cristiano.

sábado, 29 de octubre de 2011

SEGUIR A CRISTO EN LA COMUNIÓN DE LA IGLESIA





http://www.mfc-es.org/index.php?option=com_content&view=category&layout=blog&id=19&Itemid=47




PRESENTACIÓN


Al comenzar el nuevo curso pastoral ponemos a vuestra disposición el temario de formación para este año. Como sabéis por anteriores entregas, en él encontraréis un material catequético adecuado para creer de un modo razonable. Desde el Movimiento Familiar Cristiano queremos ofrecer este texto dedicado especialmente a los matrimonios, jóvenes y mayores, siguiendo la metodología que suele utilizar en sus equipos, que incluye cuestionarios para la reflexión y el diálogo y ayudas para la oración. No se dirige exclusivamente a miembros del MFC, pues los temas afectan a todos los católicos. Se ofrece este material a otros grupos y otros movimientos apostólicos.

Los temas están estructurados en torno a cuatro bloques. Esta estructura está tomada de la experiencia catequética de muchos siglos: lo que creemos –cómo celebramos los misterios cristianos – cómo obtenemos la vida en Jesucristo – cómo debemos orar.

Comienza este temario dando un repaso a la Palabra de Dios en la vida de la Iglesia y en la familia cristiana. El 30 de septiembre de 2010, Benedicto XVI publicaba la exhortación apostólica “Verbum Domini”. Con este tema queremos despertar el hambre de la Palabra de Dios y ayudar a la lectura de este documento papal.

En segundo lugar planteamos la cuestión de la relación del cristianismo con otras religiones. La sociedad relativista que invade todos los ámbitos intenta convencernos de que no existe una verdad absoluta, todo es relativo. Este es el slogan del pensamiento light. De ahí que parezca muy arrogante decir que sólo el cristianismo es el único camino de salvación. Por eso queremos afrontar esta cuestión: ¿el cristianismo es verdadero? ¿Si es la única verdad, en qué lugar quedan las otras religiones?. Y finalmente, ¿cómo se salvan los no cristianos?.

En tercer lugar queremos acercarnos al magisterio del Beato Juan Pablo II y conocer sus principales enseñanzas sobre el matrimonio y la familia. En el cuarto tema queremos afrontar la cuestión de la Iniciación cristiana y el papel que juega la familia en la transmisión de la fe.

Los temas cinco y seis quieren afrontar dos cuestiones de mucha actualidad: la democracia y el final de la vida. Puntos sobre los que debemos estar formados para hablar con conocimiento de causa. En último lugar, ofrecemos un tema sobre la “Iglesia Doméstica”: lugar donde los hijos de Dios aprenden a orara “en Iglesia” y a perseverar en la oración.

Como novedad, hemos incluido el testimonio de cómo todo lo dicho se ha vivido y se ha encarnado. Santa Gianna Beretta Molla es madre de familia que murió por no operarse, para así dejar nacer a su hija. Ojalá que nuestra época redescubra, a través de su ejemplo la belleza pura, casta y fecunda del amor conyugal, vivido como respuesta a la llamada divina.

Ciertamente se podrían criticar muchas cosas de este pequeño libro escrito en colaboración: todo lo que hacen los hombres es insuficiente y puede ser mejorado. Sin embargo es un libro útil que puede hacer mucho bien.

Debemos la preparación de estos textos a seis sacerdotes y a un laico, expertos en las materias que exponen. Al principio de cada tema se incluye una pequeña presentación de cada uno de ellos. A ellos nuestro agradecimiento por su generosidad.

Formarse como cristianos significa, hoy como en el siglo I, conocer con todo el rigor posible la fe y las enseñanzas de la Iglesia (las enseñanzas de Jesús, el Magisterio de la Iglesia, los escritos de los santos, etc.) y, con la ayuda de la Gracia de Dios, esforzarse por convertir esas enseñanzas en hechos de la propia vida. Por esta razón, no es lo mismo formarse que informarse; ni conocer el cristianismo equivale, sin más, a ser cristiano, porque se puede ser un experto teórico en cristianismo sin ser auténticamente cristiano.

Deseamos que este temario sea un estímulo válido para la reflexión, el diálogo y pueda fecundar la pastoral de la familia y de la vida.


Toledo, 23 de agosto de 2011
Memoria litúrgica de Santa Rosa de Lima
El Equipo de Presidencia Nacional


___________________________



ÍNDICE

0- Presentación.
1- La Palabra de Dios en la vida de la Iglesia y de la familia crisitana.
2- El cristianismo y las otras religiones.
3- Juan Pablo II y las otras religiones.
4- Los sacramentos de la Iniciación Cristiana y la transmisión de la fe en la familia.
5- Respirar y vivir en democracia.
6- El final de la vida: la eutanasia y el morir con diginidad.
7- La familia, primera escuela de oración.
8- Testimonio: Santa Gianna Beretta Molla
Fuente:
MOVIMIMIENTO FAMILIAR CRISTIANO
http://www.mfc-es.org
http://mfccadiz.blogspot.com

jueves, 27 de octubre de 2011

ORACIÓN JOVEN NATANAEL





A TU ENCUENTRO, SEÑOR


Queridos compañeros en el Señor:

Me dirijo a vosotros para informaros sobre la oración para jóvenes que tenemos en nuestra Iglesia del Seminario (Iglesia de Santiago apóstol) cada quince días aproximadamente.

Deseamos que este sea un encuentro con el Señor en la Eucaristía, y de acercamiento del seminario a los jóvenes de nuestra diócesis.

Se trata de una oración sencilla, de adoración ante el Santísimo, iluminada por la Palabra de Dios y animada por los seminaristas.

Estas son las fechas para el primer trimestre del presente curso:

• 12 y 26 de Noviembre.
• 17 de Diciembre.

Adjunto un cartel informativo para quien crea conveniente imprimirlo y colocarlo en la parroquia o en algún otro sitio apropiado.

Os saluda con afecto vuestro hermano y compañero,



José Manuel Daza Tello
Seminario de San Bartolomé

martes, 25 de octubre de 2011

D. RAFAEL ZORNOZA BOY en CÁDIZ Y CEUTA


•Homilía del nuevo Obispo de Cádiz,

Mons. Rafael Zornoza Boy,

en su toma de posesión en la Catedral de Cádiz

Virgen del Rosario: Quiero que sea para ella mi primer saludo poniéndome bajo su amparo y protección y ofreciéndole mi persona y ministerio.


He dicho “sí” al Señor cuando El me lo ha propuesto ...

Así he caminado en mi vida dejándome conducir por Dios en la docilidad que prometí




Espero, con la ayuda de Dios, no defraudar a la Santa Iglesia, y servirla como el Señor espera de mí.

Quiero, por tanto, renovar hoy –como lo hace San Pedro—, mi amor a Cristo, que nos hace capaces porque El es la fuente del amor.




Pedidle al Señor por mi para que sea fiel a su Iglesia, que no es nuestra sino suya. Que sepa conduciros hacia el Dios vivo, y os transmitir la fe, que es el gran tesoro para este mundo y para nuestro tiempo. Rogadle que me conceda serprudente y vigilante, que busque la verdad para mirar a cada uno con libertad de espíritu y sin prejuicios. Yo le pido ser humilde y cercano, para transmitir la bondad de Dios, la relación viva con Jesus, el dialogo con El, y la gracia de sus sacramentos.

...para acrecentar nuestra vida cristiana y responder con fidelidad a la misión que el Señor nos confía hoy.

... la Iglesia que es sacramento de Cristo vivo en el mundo,




...nos sigue invitando a ser santos, a ser amigos de Cristo, quien camina a nuestro lado y guía a la Iglesia hacia la plenitud de la verdad y de la vida.

...para mostrar a Cristo Redentor del hombre, siempre actual, el mismo “ayer, hoy y siempre”, y que responde con su eterna novedad a quien busca la vida para siempre.




...es evidente que debemos profundizar en nuestro seguimiento de Cristo.

... gran meta, evangelizar. ...para una sociedad que pierde la esperanza cuando olvida sus raíces cristianas.




Una sociedad herida por el nihilismo posmoderno no puede ser esperanzada.

La vieja Europa devastada por las trágicas guerras del s.XX recuperó sus bienes, pero no sus coordenadas para vivir.




La agobiante crisis económica ha puesto de manifiesto otra, la más profunda y determinante: la falta de valores, el imperio del egoísmo y, en suma, la pérdida de Dios.

...renovar y alentar la esperanza cristiana, porque el mensaje del evangelio es el mensaje del futuro, la respuesta de Dios a la búsqueda del hombre de hoy. Nada tan oportuno y necesario, nada tan verdadero.

En la cultura secularizada del mundo occidental se tiende a hacer desaparecer a Dios de la conciencia pública, se desvanece el carácter singular de la persona de Cristo y se duda de los valores predicados por la Iglesia.




El mundo nos pide hoy más que antes que seamos testigos, que demos razón de nuestra fe, que mostremos nuestro gozo por ser seguidores de Jesucristo, que vive resucitado, que nos ha robado el corazón y que nos enseña en la Iglesia la razón última de las cosas, puesto que es la Verdad y la Vida.

Cada persona necesita cultivar una relación con Cristo, que ha venido para que tengamos la vida en abundancia (cf. Jn 10,10). La meta de toda nuestra actividad pastoral y catequética, el objeto de nuestra predicación, el centro mismo de nuestro ministerio sacramental ha de ser ayudar a las personas a establecer y alimentar semejante relación vital con “Jesucristo nuestra esperanza” (1 Tm 1,1).

¿qué debemos hacer? ... “ser”, vivir a fondo lo que el Señor nos ha concedido ya. Es preciso restablecer la primacía del ser sobre el hacer, más aún, la primacía de la gracia, que es principio esencial para una programación pastoral




Ser cristianos es compartir una relación con Dios que transforma la vida, y nos proporciona una profunda fraternidad, una nueva humanidad, una la voluntad firme de servir a Dios a favor del hombre, una vida que es apertura a todos y que transforma el mundo o quiere transformar al mundo según las ideas del Creador. Y quien se deja transformar por Cristo, abre su corazón a la universalidad, a la preocupación por todos, a un amor que no tiene barreras.

... mostrar la presencia de Dios en el mundo, ...vivir cristianamente nos hace más humanos, más libres, si estamos anclados en la verdad,




...colaborar para encontrar modos eficaces para promover el bien común en la vida social y económica.




...para construir una sociedad más justa, el hombre de hoy debe salir se su relativismo moral y superar la cultura del egoísmo y de la muerte.



...vivir la “fantasía de la caridad” –como indicaba el Beato Juan Pablo II— para hacernos profetas del amor de Dios y mostrar a todos la belleza de la vida cristiana —también a los alejados de la Iglesia—, porque la felicidad que buscamos tiene un nombre y un rostro: el de Jesús de Nazaret, el Hijo de Dios hecho hombre que nos ama y nos busca.

Celebremos por tanto nuestra fe. Cristo el Señor, que resucitado vive para siempre, se hace presente en esta santa liturgia que nos une en comunión con Dios y con toda la Iglesia,

viernes, 7 de octubre de 2011

SANTO ROSARIO: UNA FORMA POÉTICA DE ORACIÓN

7 de octubre, Nuestra Señora del Rosario
Una forma poética de oración


Tras el éxito que supuso la publicación de El espíritu de la liturgia, Romano Guardini escribió El Rosario de Nuestra Señora (Desclée de Brouwer, Bilbao 2008) para destacar que los creyentes necesitan vías distintas y complementarias para llegar a Dios


A menudo se impugna el rezo del Rosario por su condición reiterativa. Se olvida que la repetición es impertinente en el lenguaje prosaico, pero resulta sumamente fecunda en el lenguaje poético. En el prosaico, lo decisivo es el significado de lo que se dice. Cuando se nos comunica un dato objetivo, nos fijamos en su contenido, y casi no reparamos en cómo se nos dice. El lenguaje poético no sólo comunica algo, sino que crea un ámbito de vida. Cuando Bach repite 33 veces en el Gloria de su gran Misa en si menor: «Y paz en la tierra a los hombres de buena voluntad», no quiere recordarnos una frase del evangelio de San Lucas que todo creyente sabe de memoria, y sería impertinente insistir en ella. Bach configura un ámbito de paz, para que nos sumerjamos en él y sintamos por propia experiencia de qué paz altísima se trata. El lenguaje poético encarna aquello que dice, lo plasma en forma de ámbitos en los que podemos adentrarnos para morar en ellos.


De forma análoga, el rezo del Rosario repite invocaciones, una vez y otra, para instaurar un ámbito de piedad, de sosegada meditación, de invocación reposada. Las palabras tienen dos funciones: primera: transmiten un significado preciso. Al decir: «Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros...», nos hacemos cargo de que estamos pidiendo la intercesión de la Madre de Jesús. Segunda: esta misma expresión puede servir para crear un ámbito permanente de relación con María y su Hijo Jesús, ámbito en el que tienen lugar actos de súplica, invocación, alabanza, veneración... Rezar el Rosario no es sólo pronunciar una serie de invocaciones venerables por su origen y profundas por su significado. Significa crear un espacio de piedad y permanecer activamente en él. Ese espacio está constituido por el entreveramiento de la vida de María y la de Jesús.

Al rezar el Rosario de forma activa, nos inmergimos en el ámbito de vida espiritual formado por el encuentro de Jesús y María, que es un espacio viviente de donación y receptividad, iluminación y comprensión, amistad y paz. Permanecer en este ámbito de adhesión espiritual íntima nos produce un sentimiento de plenitud gozosa, porque los seres humanos necesitamos vernos acogidos en ámbitos de vida plena. Sobre todo cuando nos vemos desvalidos, faltos de hogar espiritual y descentrados como personas, nos conforta sobremanera entrar en un reino donde impera el amor incondicional y la entrega. El Rosario nos ofrece este ámbito de reposo y acogimiento, en el cual no estamos tensos hacia una meta, sino que permanecemos tranquilos en un clima de amistad y confianza. «Permanecer en él hace bien», escribe Romano Guardini. Nos hace bien porque, al instalarnos en el ámbito formado por el entrelazamiento de las vidas de Jesús y María, abrimos un espacio interior bien dispuesto para acoger la vida divina. María dio forma humana a Jesús. Dios debe, asimismo, tomar forma en nuestra existencia creyente. Ese acontecimiento se revive en el rezo atento del Rosario.



Para rezar debidamente el Rosario y darle todo su valor, debemos reposar el ánimo y ajustarlo al ritmo de la repetición, en la conciencia de que no estamos diciendo una y otra vez lo mismo, sino que estamos creando un ámbito de contemplación, de súplica, de ofrecimiento agradecido de la propia vida. Las palabras, al ser repetidas con intención creativa, se convierten en vehículos de un nuevo contenido que las sobrevuela: el ámbito de meditación, de súplica y agradecimiento que están fundando.



Rezar así requiere una paciencia amorosa, como la de quien se adentra en una realidad muy bella y no ceja hasta que la conoce de cerca y la convierte en su hogar.



Alfonso López Quintás


______________







¿QUIERES FORMAR UN GRUPO DE MATRIMONIOS EN TU PARROQUIA

VENI CREATOR

FIRMES EN LA FE (Himno oficial JMJ Madrid 2011)

UN SEGLAR DESCUBRE LA ORACIÓN (Abelardo de Armas Añón)

Abelardo de Armas. Un seglar descubre la oración from Cruzados de Santa María on Vimeo.

Fuente: http://abelardodearmas.blogspot.com/