En busca de la santidad

Papa Francisco: Hay que tener en cuenta que la santidad no es algo que nos proporcionamos a nosotros mismos, que obtenemos con nuestras cualidades y nuestras habilidades. La santidad es un don, es el regalo que nos hace el Señor Jesús, cuando nos lleva con Él, nos cubre de Él y nos hace como Él... La santidad es el rostro más bello de la Iglesia: es descubrirse en comunión con Dios, en la plenitud de su vida y su amor... no es la prerrogativa de unos pocos: la santidad es un don que se ofrece a todos, sin excepción, por eso es el carácter distintivo de cada cristiano.

sábado, 24 de agosto de 2013

Plática de Boda

Plática de Boda

Nuevos esposos: Me habéis invitado a dirigiros la palabra en este día solmene de vuestra boda, y yo no sé deciros otra cosa que la plática que vosotros me predicáis a mí. Porque vuestra boda, toda boda, es el mayor panegírico de la sabiduría divina, el mayor argumento apologético de la existencia de Dios.
Un reloj dicen que proclama la existencia de un relojero, un cerebro electrónico la existencia de un sabio inventor. Pero el reloj no puede producir relojes, el cerebro electrónico no puede procurarse un sucesor sin una nueva intervención del que lo formó.

Dios creó al hombre rey de la creación, pero una vez formado el Creador se ocultó, y tan se ocultó, que en nuestra pequeñez, en nuestra ceguera, no faltan quienes digan  que Dios no existe, cuando precisamente en ese ocultamiento está el máximo argumento de su necesaria existencia, por haber dado al hombre un ser tan perfecto, que sin su nueva intervención haya existido, exista y existirá cuanto dure el mundo.
Pero no es esto solo. Si el hombre produjese a otro hombre, un ser a otro ser, con ser difícil y maravilloso, todavía no lo sería tanto. Pero el colmo de las maravillas está en que Dios ha hecho depender la aparición de nuevos seres de la coincidencia de dos voluntades, de la armonización de dos poderes, de la sintonización de dos facultades, alarde de organización y lujo de solución de problemas que sólo un Dios infinito se puede permitir.

Porque los problemas que esta realidad plantea no tienen fin: problemas de índole espiritual, como la atracción del amor; problemas de índole afectivo como la inclinación de la simpatía; problemas de índole temperamental, como la complementación de los caracteres; problemas de índole social, como la tendencia que todo ser humano siente a la compañía; problemas de índole psicológico, como la necesidad de compartir nuestras penas y nuestros goces con un corazón querido; problemas, en fin y sin fin, de índole biológico, anatómico y fisiológico, a todos los cuales dio Dios una solución tan adecuada, que parecen no ofrecen dificultad.

Por eso consideraos como instrumentos de Dios para los fines de su Providencia, y convertid vuestro hogar en un templo, donde el incienso sea vuestro amor, donde los ángeles sean vuestros hijos, donde las flores sean vuestras virtudes, donde la iluminación sea vuestra fe tan viva que vea siempre a Dios presente en los hechos ordinarios de vuestra existencia.

Hubo una madre que vio un día sacrificar a sus siete hijos ante sus propios ojos. Fue la madre de los siete hermanos Macabeos. Los había puesto en la alternativa de renegar de Dios o morir. Y la madre, para sostenerlos en aquella hora suprema, les decía: Mirad, hijos, que yo os llevé en mi seno y por eso me llamáis vuestra madre, pero tenéis otra Madre mayor, porque yo no sé cómo se os comunicó la vida que tenéis, ni cómo se formaron ni pegaron vuestros miembros. Esa otra Madre y Padre al mismo tiempo –que es vuestro Creador y vuestro Dios- es el que os dio la vida y es el que formó vuestro cuerpo por mi medio. Sedle siempre fieles y agradecidos y devolvedle cuanto Él os dio. Y hoy los siete hijos con sus padres gozan todos juntos de  Dios en el cielo.

Que esta fe firme e iluminada os sostenga siempre en vuestra vida en lo fácil y en lo difícil.

____________________________
(Plática del P. Enrique Basabe Terreros en la Boda de Antonio Manuel Sánchez Bullón y María Josefa Sánchez Jato. Salamanca, 30 de agosto de 1956.) 

jueves, 15 de agosto de 2013

Sugerencias para vivir bien la 44ª Semana del Año de la Fe: 12-18 agosto 2013

Sugerencias para vivir bien la 44ª Semana del Año de la Fe: 12-18 agosto 2013


Porta Fidei

Por la fe, hombres y mujeres han consagrado su vida a Cristo, dejando todo para vivir en la sencillez evangélica la obediencia, la pobreza y la castidad, signos concretos de la espera del Señor que no tarda en llegar. 
El Señor llama a algunas almas a seguirle más de cerca, dejando todo para entregarse exclusivamente a Él en pobreza, castidad y obediencia. Es la fe la que mueve a estas personas a responder a la llamada de Dios. Una fe que tienen que renovar todos días, también los que se presentan más oscuros y difíciles, volviendo a "elegir ser elegidos" por el Señor.

Lectura

“Los sacramentos de la iniciación cristiana: Eucaristía”. Párrafos 1322-1419 del Catecismo de la Iglesia Católica (segunda parte, segunda sección, capítulo primero, artículo 3).

La fe de los santos

San Atanasio, uno de los grandes padres, defendió la fe verdadera de la herejía arriana. Aquí puedes leer la catequesis de Benedicto XVI sobre él.

Jaculatoria

"Yo permaneceré contigo". Santa Edith Stein hizo al Señor esta promesa. Nosotros también la hacemos esta semana, al Señor y a María Santísima.

Petición

Por todos los moribundos, para que la Virgen Santísima les ayude a morir en Dios y puedan subir con Ella al cielo.

Propósito

"Hacerlo pronto, hacerlo todo, hacerlo bien, hacerlo con alegría: lo que ahora Tú quieres de mí, aún cuando supere inmensamente mis fuerzas y me exija la vida". (Pablo VI)

Para meditar

Te proponemos algunos textos que pueden ayudarte a meditar sobre la fe esta semana.
Antiguo Testamento: Cant. Figura del amor de Cristo hacia la Iglesia
Salmos: Sal. 56 [55] “En Dios confío y nada temo”
Evangelio: Lc. 6, 20-26 Las bienaventuranzas 
Epístolas: II Cor. 12, 1-10 "Te basta mi gracia"
Catecismo de la Iglesia Católica: 
Párrafos 2084-2087
2084 Dios se da a conocer recordando su acción todopoderosa, bondadosa y liberadora en la historia de aquel a quien se dirige: "Yo te saqué del país de Egipto, de la casa de servidumbre". La primera palabra contiene el primer mandamiento de la ley: "Adorarás al Señor tu Dios y le servirás [...] no vayáis en pos de otros dioses" (Dt 6, 13-14). La primera llamada y la justa exigencia de Dios consiste en que el hombre lo acoja y lo adore.
2085 El Dios único y verdadero revela ante todo su gloria a Israel (cf Ex 19, 16-25; 24, 15-18). La revelación de la vocación y de la verdad del hombre está ligada a la revelación de Dios. El hombre tiene la vocación de hacer manifiesto a Dios mediante sus obras humanas, en conformidad con su condición de criatura hecha "a imagen y semejanza de Dios" (Gn 1, 26):
"No habrá jamás otro Dios, Trifón, y no ha habido otro desde los siglos [...] sino el que ha hecho y ordenado el universo. Nosotros no pensamos que nuestro Dios es distinto del vuestro. Es el mismo que sacó a vuestros padres de Egipto "con su mano poderosa y su brazo extendido". Nosotros no ponemos nuestras esperanzas en otro, (que no existe), sino en el mismo que vosotros: el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob" (San Justino, Dialogus cum Tryphone Iudaeo, 11, 1).
2086 "El primero de los preceptos abarca la fe, la esperanza y la caridad. En efecto, quien dice Dios, dice un ser constante, inmutable, siempre el mismo, fiel, perfectamente justo. De ahí se sigue que nosotros debemos necesariamente aceptar sus Palabras y tener en Él una fe y una confianza completas. Él es todopoderoso, clemente, infinitamente inclinado a hacer el bien. ¿Quién podría no poner en él todas sus esperanzas? ¿Y quién podrá no amarlo contemplando todos los tesoros de bondad y de ternura que ha derramado en nosotros? De ahí esa fórmula que Dios emplea en la Sagrada Escritura tanto al comienzo como al final de sus preceptos: "Yo soy el Señor"" (Catecismo Romano, 3, 2, 4).
2087 Nuestra vida moral tiene su fuente en la fe en Dios que nos revela su amor. San Pablo habla de la “obediencia de la fe” (Rm 1, 5; 16, 26) como de la primera obligación. Hace ver en el “desconocimiento de Dios” el principio y la explicación de todas las desviaciones morales (cf Rm 1, 18-32). Nuestro deber para con Dios es creer en Él y dar testimonio de Él.
Concilio Vaticano II: 
Ad Gentes - Párrafo 7
La razón de esta actividad misional se basa en la voluntad de Dios, que "quiere que todos los hombres sean salvos y vengas al conocimiento de la verdad. porque uno es Dios, uno también el mediador entre Dios y los hombres, el Hombre Cristo Jesús, que se entregó a sí mismo para redención de todos", "y en ningún otro hay salvación". Es, pues, necesario que todos se conviertan a El, una vez conocido por la predicación del Evangelio, y a El y a la Iglesia, que es su Cuerpo, se incorporen por el bautismo.
Porque Cristo mismo, "inculcando expresamente por su palabra la necesidad de la fe y del bautismo, confirmó, al mismo tiempo, la necesidad de la Iglesia, en la que entran los hombres por la puerta del bautismo. Por lo cual no podrían salvarse aquellos que, no ignorando que Dios fundó, por medio de Jesucristo, la Iglesia Católica como necesaria, con todo no hayan querido entrar o perseverar en ella".
Pues aunque el Señor puede conducir por caminos que El sabe a los hombres, que ignoran el Evangelio inculpablemente, a la fe, sin la cual es imposible agradarle, la Iglesia tiene el deber, a la par que el derecho sagrado de evangelizar, y, por tanto, la actividad misional conserva íntegra, hoy como siempre, su eficacia y su necesidad.
Por ella el Cuerpo místico de Cristo reúne y ordena indefectiblemente sus energías para su propio crecimiento. Los miembros de la Iglesia son impulsados para su consecución por la caridad con que aman a Dios, y con la que desean comunicar con todos los hombres en los bienes espirituales propios, tanto de la vida presente como de la venidera.
Y por fin, por esta actividad misional se glorifica a Dios plenamente, al recibir los hombres, deliberada y cumplidamente, su obra de salvación, que completó en Cristo. Así se realiza por ella el designio de Dios, al que sirvió Cristo con obediencia y amor para gloria del Padre que lo envió, para que todo el género humano forme un solo Pueblo de Dios, se constituya en Cuerpo de Cristo, se estructure en un templo del Espíritu Santo; lo cual, como expresión de la concordia fraterna, responde, ciertamente, al anhelo íntimo de todos los hombres.
Y así por fin, se cumple verdaderamente el designio del Creador, al hacer al hombre a su imagen y semejanza, cuando todos los que participan de la naturaleza humana, regenerados en Cristo por el Espíritu Santo, contemplando unánimes la gloria de Dios, puedan decir: "Padre nuestro".


Lumen Fidei: Carta Encíclica del Sumo Pontífice Francisco sobre la fe, aquí.


Enlaces

Sigue las noticias, eventos, discursos y documentos del Año de la Fe:
Web oficial de la Santa Sede: www.annusfidei.va
Web dedicada al Año de la Fe en Hogar de la Madre: http://www.hogardelamadre.net/es/vida-espiritual/annus-fidei

¿Te ayudan estas sugerencias? No dudes en ayudar también a otras personas que estén interesadas, reenviando este mensaje o invitándolas a suscribirse aquí.
Para ver las sugerencias de las semanas anteriores, pincha aquí.

martes, 6 de agosto de 2013

LO TOMO PRESTADO Y LO COMPARTO CONTIGO, ¿QUÉ TE PARECE? FELIZ VERANO A TODOS¡¡¡¡

El bien oculto y sencillo

Doña Mercedes era una ancianita bien conocida en el cerro por su aspecto dulce y bondadoso. Vivía sola desde hacía varios años desde que su marido falleciera, pues Dios no les había regalado con hijos a pesar de que se los pidieron con insistencia. Vivía muy ajustadamente, casi haciendo milagros para llegar a fin de mes con el reducido montepío que recibía mensualmente. Cada vez que salía de su casa a hacer las compras la saludaban to­dos aquellos con quienes se encontraba, especialmente los niños, porque, aunque su platita era escasa, siempre compraba dulces para dárselos a los niños que salían a su encuentro, conocedores de la dulce recompensa que les esperaba.

Un día, al llegar a su casa y hacer el recuento de su plata, se dio cuenta que le faltaba un billete de cinco mil pesos. Se afanó en buscarlo por si se le había caído al entrar a casa, pero no lo encontró. Empezó entonces a recordar cada uno de sus pasos tratando de descubrir en qué momento había perdido el billete, y pensó que quizá se le había caído en el ascensor, en los momentos en que acomodaba la bolsa al lado de su asiento, pues se acordó que en ese momento cerró la chauchera que llevaba medio abier­ta. Tomó, entonces, papel y lápiz y escribió un cartelito que de­cía: “Si alguien ha encontrado en el ascensor un billete de cinco mil pesos le ruego me lo devuelva en calle tanto número tanto. Gracias”. Fue, habló con la cobradora, pinchó el cartelito con un alfiler y se fue a la Iglesia a pedirle al Señor y san Antonio bendito que la ayudaran a recobrar el billetito.

Al atardecer llamó a la casa de doña Mercedes, don Juan, un señor jubilado que vivía algunas casas más abajo, llevándole su billete que, según él, había encontrado en la mañana en el ascensor. Al verlo, y para perplejidad de don Juan, doña Mercedes se echó a llorar porque, según pudo explicarle cuando se calmó un poco, era la octava persona que golpeaba su puerta llevándole el billete que había perdido y, lo mejor de todo, era que el billete lo había encontrado doblado en el fondo de su bolso.

Una historia hermosa, pero más hermosa aún porque es ver­dadera.

Me sucede, cuando veo las noticias de la televisión, que que­do abrumado por tanto mal que hay en el mundo y que, con lujo de detalles y de colores, nos muestra la pantalla. Es posible que a usted le pase lo mismo y se pregunte, como me pregunto yo, ¿cómo es posible que haya tanta maldad, tanta injusticia? ¿Y el bien dónde está? La verdad es que el bien existe y que el bien es mucho mayor que el mal, sólo que el bien no hace ruido, no aparece en las primeras páginas de los diarios que se encargan de promover cuanto escándalo existe en Chile, ni se muestra en los reality show. Existe en tantas y tantas doñas Mercedes que, sin ruido, pasan derrochando bondad a su alrededor, y en tantos y tantos vecinos como los de ella que, a pesar de sus estreche­ces, son generosos y están dispuestos a renunciar a parte de lo que legítimamente les pertenece por hacer el bien a un amigo. No buscan llamar la atención de nadie ni salir en ningún estelar, sólo buscan hacer la voluntad de Dios en todo su actuar. Son los santos de la vida diaria, los santos corrientes de la calle, que nos muestran con total sencillez que la bondad existe y que es capaz de superar el mal, aunque el mal meta mucho ruido.

Y usted, ¿en qué lado quiere estar? ¿Quiere aparecer en los titulares escandalosos de los diarios y la televisión? ¿O prefiere pasar desapercibido derrochando el bien a manos llenas?
_____________________________

lunes, 5 de agosto de 2013

Teresa Giertych - Agosto 2013

4 agosto 2013
  • ¿Conoces este poema /oración de santa Teresa?
En la cruz está la vida y el consuelo, y ella sola es el camino para el cielo.
En la cruz está "el Señor de cielo y tierra", y el gozar de mucha paz, aunque haya guerra.
Todos los males destierra en este suelo, y ella sola es el camino para el cielo.
De la cruz dice la Esposa a su Querido que es una "palma preciosa" donde ha subido,
y su fruto le ha sabido a Dios del cielo, y ella sola es el camino para el cielo.
Es una "oliva preciosa" la santa cruz que con su aceite nos unta y nos da luz.
Alma mía, toma la cruz con gran consuelo, que ella sola es el camino para el cielo.
Es la cruz el "árbol verde y deseado" de la Esposa, que a su sombra se ha sentado
para gozar de su Amado, el Rey del cielo, y ella sola es el camino para el cielo.
El alma que a Dios está toda rendida, y muy de veras del mundo desasida,
la cruz le es "árbol de vida" y de consuelo, y un camino deleitoso para el cielo.
Después que se puso en cruz el Salvador, en la cruz está "la gloria y el honor",
y en el padecer dolor, vida y consuelo, y el camino más seguro para el cielo.

  • Como a menudo nos quieren convencer de que la Ciencia excluye la existencia de Dios, infórmate sobre algún científico católico: George Coyne, (1933) jesuita, director emérito del Observatorio Vaticano.
Para  George Coyne el acercamiento entre ciencia y religión es un reto, no un conflicto, ya   que la verdadera fe religiosa y la verdadera ciencia ayudan a comprender el universo que es un desafío increíble, tanto para la ciencia como para la fe religiosa.
  • Aprovecha el verano para ver películas formativas con tus hijos o nietos.  El canal 13 de TV suele emitir películas amenas sobre la vida de los santos
  • Gusta y consolida la amistad con Jesucristo. Para ello, como recuerda el Papa Benedicto XVI, es necesario abandonar los desiertos excesivamente mundanos en los que se diluye nuestra vida cristiana


11 agosto 2013
  • Valora la fe como un don recibido, pero también como una tarea a realizar. La Iglesia por si misma, es misionera. Un miembro de la Iglesia o es misionero o le falta algo a su fe: testimonio vivo de Jesús
  • Contempla el cuadro: “La Asunción” de Filippino Lippi. Observa como la Virgen, rezando, mira hacia abajo, hacia la Tierra. La Asunción eleva nuestra mirada y comprensión hacia el Cielo, a la vez que nos afianza en la Tierra.
  • Busca información sobre la vida de los católicos contemporáneos: Luigi Giussani (1922- 2005)  Luigi Giussani recibe de su madre la primera introducción a la fe y de su padre, artista y anarquista, recibe la invitación constante a preguntarse el porqué de las cosas, como asimismo una sensibilidad especial hacia la belleza. Queda grabada en su memoria la repentina exclamación de su madre al ver la última estrella que brillaba en la creciente luminosidad del cielo: "¡Qué bello es el mundo y qué grande Dios!".
Se refuerza la convicción de que el culmen de todo genio humano (se exprese como se exprese) es profecía, a menudo inconsciente, del acontecimiento de Cristo.
Tras ordenarse sacerdote continúa en el seminario como profesor. Tras casi 10 años pide permiso para pasar a enseñar en una escuela secundaria, ya que ve que muchos jóvenes no llegan a conocer a Jesús. Su trabajo formando jóvenes le lleva a fundar el movimiento Comunión y Liberación, cuya finalidad es la educación cristiana de sus miembros para colaborar con la misión de la Iglesia en todas las esferas de la sociedad




18 agosto 2013

  • Recréate en el descanso vacacional, invitando a Dios a estar presente contigo y tu familia.
  • Leéte “El gran divorcio” de C.S.Lewis Trata del gran divorcio que se producirá inevitablemente entre el bien y el mal, porque el mal nunca puede «evolucionar» hasta convertirse en bien. Se puede descargar gratis desde Internet: http://leerlibrosonline.net/el-gran-divorcio-c-s-lewis/
  • Descárgate el catecismo online para jóvenes en www.youcat.org
  • Recuerda que "La perfección del cristiano consiste en hacer perfectamente las cosas ordinarias. La fidelidad en las cosas pequeñas es una virtud heroica". S. Buenaventura




25 agosto 2013

  • Regala a tus hijos/ nietos DVDs con las parábolas. Son una manera muy amena para introducirles a la Palabra del Señor
  • Como a menudo nos quieren convencer de que la Ciencia excluye la existencia de Dios, infórmate sobre algún científico cristiano: John Polkinghorne (1930) sacerdote anglicano, teólogo y físico teorético, autor de una veintena de libros sobre temas científicos, filosóficos y teológicos
  • Contempla “Los Siete Sacramentos de la Iglesia” de Rogier van der Weyden. En el cuadro se ve cada sacramento dentro de la iglesia, porque cada sacramento pertenece a la Iglesia y proviene de la misma.

   http://en.wikipedia.org/wiki/File:Seven_Sacraments_Rogier.jpg

Sugerencias para vivir bien la 43ª Semana del Año de la Fe: 5-11 agosto 2013

Sugerencias para vivir bien la 43ª Semana del Año de la Fe: 5-11 agosto 2013


Porta Fidei

Por la fe, los mártires entregaron su vida como testimonio de la verdad del Evangelio, que los había trasformado y hecho capaces de llegar hasta el mayor don del amor con el perdón de sus perseguidores.
Los mártires han sabido comprender la Verdad. Por eso han sido capaces de dar la vida por ella. Tenemos que lavar una y otra vez nuestra mente con las palabras del Evangelio, para que, como a los mártires, nos transforme eficaz y realmente en nuestro interior. Sólo así podremos adquirir un amor tan grande como el de los mártires, que les impulsó a dar la vida por Cristo y, además, compadeciéndose de quienes les procuraban la muerte injustamente, pidiendo misericordia para ellos y perdonándoles.

Lectura

“Los sacramentos de la iniciación cristiana: Bautismo y Confirmación”. Párrafos 1210-1321 del Catecismo de la Iglesia Católica(segunda parte, segunda sección, capítulo primero, artículos 1-2).

La fe de los santos

Santa Paula Isabel Cerioli sufrió grandes pruebas de fe cuando quedó viuda a los 38 años, habiendo perdido también a sus cuatro hijos, pero el Señor la hizo madre de otros muchos hijos. Aquí puedes leer su biografía y la homilía de Juan Pablo II en sucanonización.

Jaculatoria

"Jesús mío, ayúdame a esparcir tu fragancia dondequiera que yo vaya" (Beato John Henry Newman)

Petición

Por los pobres y por todos los que sufren la carencia de lo necesario, tanto a nivel material como a nivel afectivo, psicológico, moral y espiritual, para que descubran en Cristo su única riqueza y encuentren en él la fortaleza y la esperanza. Pedimos, al mismo tiempo, para que el Señor mueva los corazones de otras personas para socorrerlos.

Propósito

Juan Pablo II, en una visita al campo de concentración de Auschwitz, recordó a San Maximiliano Kolbe con estas palabras: "Maximiliano Kolbe hizo como Jesús, no sufrió la muerte sino que donó la vida". Intentemos vivir desde esta perspectiva durante la semana. No sólo ser capaces de soportar el mal, sino adelantarnos a hacer el bien y a entregarle todo de antemano al Señor.

Para meditar

Te proponemos algunos textos que pueden ayudarte a meditar sobre la fe esta semana.
Antiguo Testamento: Sab. 10, 1-14 "La sabiduría libró de las penas a los que la servían"

Salmos: Sal. 14 [13] “Se inclina Dios desde los cielos hacia los hijos de los hombres para ver si hay alguno que busque a Dios”
Evangelio: Jn. 2, 1-11 “Haced lo que él os diga”
Epístolas: II Tim. 3, 10-17 "Tú permanece en lo que has aprendido y te ha sido confiado"
Catecismo de la Iglesia Católica: 

Párrafos 1122-1126
1122 Cristo envió a sus Apóstoles para que, "en su Nombre, proclamasen a todas las naciones la conversión para el perdón de los pecados" (Lc 24,47). "Haced discípulos de todas las naciones,  bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo" (Mt 28,19). La misión de bautizar, por tanto la misión sacramental, está implicada en la misión de evangelizar, porque el sacramento es preparado por la Palabra de Dios y por la fe que es consentimiento a esta Palabra:
"El pueblo de Dios se reúne, sobre todo, por la palabra de Dios vivo [...] Necesita la predicación de la palabra para el ministerio mismo de los sacramentos. En efecto, son sacramentos de la fe que nace y se alimenta de la palabra" (PO 4).
1123 "Los sacramentos están ordenados a la santificación de los hombres, a la edificación del Cuerpo de Cristo y, en definitiva, a dar culto a Dios, pero, como signos, también tienen un fin instructivo. No sólo suponen la fe, también la fortalecen, la alimentan y la expresan con palabras y acciones; por se llaman sacramentos de la fe" (SC 59).
1124 La fe de la Iglesia es anterior a la fe del fiel, el cual es invitado a adherirse a ella. Cuando la Iglesia celebra los sacramentos confiesa la fe recibida de los apóstoles, de ahí el antiguo adagio: Lex orandi, lex credendi (o: Legem credendi lex statuat supplicandi). "La ley de la oración determine la ley de la fe" (Indiculus, c. 8: DS 246), según Próspero de Aquitania, (siglo V). La ley de la oración es la ley de la fe. La Iglesia cree como ora. La liturgia es un elemento constitutivo de la Tradición santa y viva (cf. DV 8).
1125 Por eso ningún rito sacramental puede ser modificado o manipulado a voluntad del ministro o de la comunidad. Incluso la suprema autoridad de la Iglesia no puede cambiar la liturgia a su arbitrio, sino solamente en virtud del servicio de la fe y en el respeto religioso al misterio de la liturgia.
1126 Por otra parte, puesto que los sacramentos expresan y desarrollan la comunión de fe en la Iglesia, la lex orandi es uno de los criterios esenciales del diálogo que intenta restaurar la unidad de los cristianos (cf UR 2 y 15).

Concilio Vaticano II: 

Dei Verbum - Párrafo 21
La Iglesia ha venerado siempre las Sagradas Escrituras al igual que el mismo Cuerpo del Señor, no dejando de tomar de la mesa y de distribuir a los fieles el pan de vida, tanto de la palabra de Dios como del Cuerpo de Cristo, sobre todo en la Sagrada Liturgia. Siempre las ha considerado y considera, juntamente con la Sagrada Tradición, como la regla suprema de su fe, puesto que, inspiradas por Dios y escritas de una vez para siempre, comunican inmutablemente la palabra del mismo Dios, y hacen resonar la voz del Espíritu Santo en las palabras de los Profetas y de los Apóstoles.
Es necesario, por consiguiente, que toda la predicación eclesiástica, como la misma religión cristiana, se nutra de la Sagrada Escritura, y se rija por ella. Porque en los sagrados libros el Padre que está en los cielos se dirige con amor a sus hijos y habla con ellos; y es tanta la eficacia que radica en la palabra de Dios, que es, en verdad, apoyo y vigor de la Iglesia, y fortaleza de la fe para sus hijos, alimento del alma, fuente pura y perenne de la vida espiritual. Muy a propósito se aplican a la Sagrada Escritura estas palabras: "Pues la palabra de Dios es viva y eficaz", "que puede edificar y dar la herencia a todos los que han sido santificados".


Lumen Fidei: Carta Encíclica del Sumo Pontífice Francisco sobre la fe, aquí.


Enlaces

Sigue las noticias, eventos, discursos y documentos del Año de la Fe:
Web oficial de la Santa Sede: www.annusfidei.va
Web dedicada al Año de la Fe en Hogar de la Madre: http://www.hogardelamadre.net/es/vida-espiritual/annus-fidei

¿QUIERES FORMAR UN GRUPO DE MATRIMONIOS EN TU PARROQUIA

VENI CREATOR

FIRMES EN LA FE (Himno oficial JMJ Madrid 2011)

UN SEGLAR DESCUBRE LA ORACIÓN (Abelardo de Armas Añón)

Abelardo de Armas. Un seglar descubre la oración from Cruzados de Santa María on Vimeo.

Fuente: http://abelardodearmas.blogspot.com/