En busca de la santidad

Papa Francisco: Hay que tener en cuenta que la santidad no es algo que nos proporcionamos a nosotros mismos, que obtenemos con nuestras cualidades y nuestras habilidades. La santidad es un don, es el regalo que nos hace el Señor Jesús, cuando nos lleva con Él, nos cubre de Él y nos hace como Él... La santidad es el rostro más bello de la Iglesia: es descubrirse en comunión con Dios, en la plenitud de su vida y su amor... no es la prerrogativa de unos pocos: la santidad es un don que se ofrece a todos, sin excepción, por eso es el carácter distintivo de cada cristiano.

domingo, 30 de junio de 2013

Sugerencias para vivir bien la 38ª Semana del Año de la Fe: 1-7 julio 2013

Sugerencias para vivir bien la 38ª Semana del Año de la Fe: 1-7 julio 2013


Porta Fidei

A lo largo de este Año, será decisivo volver a recorrer la historia de nuestra fe, que contempla el misterio insondable del entrecruzarse de la santidad y el pecado. Mientras lo primero pone de relieve la gran contribución que los hombres y las mujeres han ofrecido para el crecimiento y desarrollo de las comunidades a través del testimonio de su vida, lo segundo debe suscitar en cada uno un sincero y constante acto de conversión, con el fin de experimentar la misericordia del Padre que sale al encuentro de todos.
La historia de la fe es una historia de pecado y misericordia. Si profundizamos en el conocimiento de la revelación en las Sagradas Escrituras, constataremos una y otra vez que el pueblo de Dios ha sufrido siempre los ataques del enemigo, sobre todo en el sentido espiritual. Constantes caídas con constantes actos de perdón y misericordia por parte de Dios, hasta el punto de enviar a s
u propio Hijo para nuestra Redención.

Lectura

Decretos "Orientalium Ecclesiarum", sobre el las Iglesias Orientales católicas, e "Inter Mirifica", sobre los medios de comunicación social, del Concilio Vaticano II.

La fe de los santos

En las catequesis sobre las mujeres de fe, el Santo Padre Benedicto XVI tomó como ejemplo a Santa Teresa de Lisieux, y dijo de ella. "Con la humildad y la caridad, la fe y la esperanza, Teresa entra continuamente en el corazón de la Sagrada Escritura que contiene el Misterio de Cristo." Lee la catequesis aquí.

Jaculatoria

"Señor, dame lo que quieras, como tú quieras, y dámelo cuando quieras". (Tomás de Kempis)

Petición

Por todos los médicos, a quienes el Señor confía de manera especial el cuidado de nuestros cuerpos, para que se dejen guiar por los criterios de la verdad y de la caridad.

Propósito

El propósito de esta semana es ser agentes de paz, considerando las palabras de Pablo VI: "Debemos darnos cuenta de que cada jornada representa un deber que cumplir; y el primer deber para cada uno de nosotros es el del orden, la paz, que es, según la célebre definición de San Agustín (De Civ. Dei, XIX, 7), tranquillitas ordinis, una cierta estabilidad del orden, recordando siempre que no es orden verdadero aquel en que falta la justicia, según dice la bellísima sentencia de la Escritura: "se abrazarán la justicia y la paz" (Sal 84, 11). De aquí que este principio fundamental deba presidir todo programa de actuación de los hombres: hay que instaurar la paz en la justicia."

Para meditar

Te proponemos algunos textos que pueden ayudarte a meditar sobre la fe esta semana.
Antiguo Testamento: Est. 14, 1-19 "Señor mío, tú eres nuestro único Rey, socórreme, que no tengo ayuda sino en ti"

Salmos: Sal 96 [95] “Grande es el Señor y digno de toda alabanza”
Evangelio: Mt. 9, 18-26 “Con sólo tocar su vestido, quedaré sana”
Epístolas: I Tes. 1, 2-6 "Habéis manifestado vuestra fe con las obras, vuestro amor con fatigas y vuestra esperanza en nuestro Señor Jesucristo con una firme constancia"
Catecismo de la Iglesia Católica: 

Párrafos 2465-2470
2465 El Antiguo Testamento lo proclama: Dios es fuente de toda verdad. Su Palabra es verdad (cf Pr 8, 7; 2 S 7, 28). Su ley es verdad (cf Sal 119, 142). "Tu verdad, de edad en edad" (Sal 119, 90; Lc 1, 50). Puesto que Dios es el "Veraz" (Rm 3, 4), los miembros de su pueblo son llamados a vivir en la verdad (cf Sal 119, 30).
2466 En Jesucristo la verdad de Dios se manifestó en plenitud. "Lleno de gracia y de verdad" (Jn 1, 14), él es la "luz del mundo" (Jn 8, 12), la Verdad (cf Jn 14, 6). El que cree en él, no permanece en las tinieblas (cf Jn 12, 46). El discípulo de Jesús, "permanece en su palabra", para conocer "la verdad que hace libre" (cf Jn 8, 31-32) y que santifica (cf Jn 17, 17). Seguir a Jesús es vivir del "Espíritu de verdad" (Jn 14, 17) que el Padre envía en su nombre (cf Jn 14, 26) y que conduce "a la verdad completa" (Jn 16, 13). Jesús enseña a sus discípulos el amor incondicional de la verdad: "Sea vuestro lenguaje: "sí, sí"; "no, no"" (Mt 5, 37).
2467 El hombre busca naturalmente la verdad. Está obligado a honrarla y atestiguarla: "Todos los hombres, conforme a su dignidad, por ser personas [...], se ven impulsados, por su misma naturaleza, a buscar la verdad y, además, tienen la obligación moral de hacerlo, sobre todo con respecto a la verdad religiosa. Están obligados también a adherirse a la verdad una vez que la han conocido y a ordenar toda su vida según sus exigencias" (DH 2).
2468 La verdad como rectitud de la acción y de la palabra humana, tiene por nombre veracidad, sinceridad o franqueza. La verdad o veracidad es la virtud que consiste en mostrarse veraz en los propios actos y en decir verdad en sus palabras, evitando la duplicidad, la simulación y la hipocresía.
2469 "Los hombres [...] no podrían vivir juntos si no tuvieran confianza recíproca, es decir, si no se manifestasen la verdad" (Santo Tomás de Aquino, Summa theologiae, 2-2, q. 109, a. 3 ad 1). La virtud de la veracidad da justamente al prójimo lo que le es debido; observa un justo medio entre lo que debe ser expresado y el secreto que debe ser guardado: implica la honradez y la discreción. En justicia, "un hombre debe honestamente a otro la manifestación de la verdad" (Santo Tomás de Aquino, Summa theologiae, 2-2, q. 109, a. 3).
2470 El discípulo de Cristo acepta "vivir en la verdad", es decir, en la simplicidad de una vida conforme al ejemplo del Señor y permaneciendo en su Verdad. "Si decimos que estamos en comunión con él, y caminamos en tinieblas, mentimos y no obramos conforme a la verdad" (1 Jn 1, 6).

Concilio Vaticano II: 

Dei Verbum - Párrafo 17
La palabra divina que es poder de Dios para la salvación de todo el que cree, se presenta y manifiesta su vigor de manera especial en los escritos del Nuevo Testamento. Pues al llegar la plenitud de los tiempos el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros lleno de gracia y de verdad. Cristo instauró el Reino de Dios en la tierra, manifestó a su Padre y a Sí mismo con obras y palabras y completó su obra con la muerte, resurrección y gloriosa ascensión, y con la misión del Espíritu Santo. Levantado de la tierra, atrae a todos a Sí mismo, El, el único que tiene palabras de vida eterna. pero este misterio no fue descubierto a otras generaciones, como es revelado ahora a sus santos Apóstoles y Profetas en el Espíritu Santo, para que predicaran el Evangelio, suscitaran la fe en Jesús, Cristo y Señor, y congregaran la Iglesia. De todo lo cual los escritos del Nuevo Testamento son un testimonio perenne y divino.


Enlaces

Sigue las noticias, eventos, discursos y documentos del Año de la Fe:
Web oficial de la Santa Sede: www.annusfidei.va
Web dedicada al Año de la Fe en Hogar de la Madre: http://www.hogardelamadre.net/es/vida-espiritual/annus-fidei


Fuente: EL HOGAR DE LA MADRE



No hay comentarios:

¿QUIERES FORMAR UN GRUPO DE MATRIMONIOS EN TU PARROQUIA

VENI CREATOR

FIRMES EN LA FE (Himno oficial JMJ Madrid 2011)

UN SEGLAR DESCUBRE LA ORACIÓN (Abelardo de Armas Añón)

Abelardo de Armas. Un seglar descubre la oración from Cruzados de Santa María on Vimeo.

Fuente: http://abelardodearmas.blogspot.com/