En busca de la santidad

Papa Francisco: Hay que tener en cuenta que la santidad no es algo que nos proporcionamos a nosotros mismos, que obtenemos con nuestras cualidades y nuestras habilidades. La santidad es un don, es el regalo que nos hace el Señor Jesús, cuando nos lleva con Él, nos cubre de Él y nos hace como Él... La santidad es el rostro más bello de la Iglesia: es descubrirse en comunión con Dios, en la plenitud de su vida y su amor... no es la prerrogativa de unos pocos: la santidad es un don que se ofrece a todos, sin excepción, por eso es el carácter distintivo de cada cristiano.

martes, 19 de abril de 2011

Si un niño ve rezar a sus padres, él también rezará

Don Benigno Blanco proclamó el Pregón de Semana Santa en la archidiócesis de Madrid


«Si un niño ve rezar a sus padres, él también rezará»


Don Benigno Blanco, Presidente del Foro Español de la Familia, fue el encargado de pronunciar el tradicional Pregón de Semana Santa en la archidiócesis de Madrid, el pasado viernes. Blanco apuntó a la responsabilidad que tienen las familias católicas de transmitir la fe a sus hijos, en una intervención de la que ofrecemos un fragmento:


En la familia podemos transmitir con mucha naturalidad el amor al Señor. ¿Cómo aprende un niño a tratar a Dios? Si ve a sus padres tratarlo. ¿Cómo un niño admite en su intimidad, como un amigo, al Señor? Si ve que forma parte de la intimidad y de la amistad personal de sus padres. Si ve a sus padres rezar, él también rezará; si ve a sus padres cuidar la Santa Misa, la cuidará; si ve a sus padres adorar al Señor en la Eucaristía, lo adorará; si ve a sus padres acercarse al sacramento de la Confesión, él también querrá acercarse.


En realidad, educar no es difícil, a pesar de las apariencias de una sociedad conflictiva como la nuestra. Educar es una cuestión de amor. Cuando alguien quiere a otra persona, desea transmitirle lo mejor que lleva en el corazón. Y si lo quiere, lo logra, siempre que haya coherencia entre lo que se muestra con nuestro actuar y lo que se dice con nuestras palabras. Los niños aprenden de sus padres mucho antes de que los padres sean conscientes, porque desde pequeñitos ven, captan el ambiente, sienten qué alegra y qué entristece, dónde hay paz y dónde no… Según van creciendo, hay que aprender a darles razón de eso que han visto y que han aprendido casi por ósmosis. Educar es fácil, si somos coherentes. Si nuestros niños ven en nosotros cosas que merecen la pena, y somos capaces, con nuestra palabra, de darles razón de eso que han vivido, los chicos se educan. Y, normalmente -aunque la libertad humana siempre es una aventura-, cuando se siembran ideales nobles, afectos rectos e ilusiones serias en el corazón de los niños, estos fructifican.


Responsables de transmitir la fe
Probablemente, todos nuestros hijos, como a nosotros nos ha pasado, vivirán épocas turbulentas y cometerán errores, pero, al final, lo que se siembra desde joven, lo que arraiga en el corazón desde muy pequeñitos, acaba aflorando, antes o después. Por tanto, hoy, la familia tiene que ser absolutamente responsable para transmitir la fe. Quizá el gran problema de nuestra época, lo que más singulariza nuestro momento cultural respecto a cualquier otro anterior en la Historia, es que una gran parte de nuestros contemporáneos está desarraigada de nuestra cultura. Estamos en un momento histórico en que muchos de nuestros contemporáneos no han recibido las aguas fecundas de lo que ha caracterizado la civilización occidental: la confianza en la razón, que hemos heredado de Grecia; el sentido de la Justicia natural que nos enseñaron los romanos; y la bendición de la fe. Por eso, gran parte de nuestros contemporáneos, aunque quieren ser buenos, no saben cómo serlo, porque nadie les ha enseñado a distinguir lo bueno de lo malo; y muchos tienen ideales nobles en su corazón, pero no saben cómo materializarlos, porque nunca nadie les ha hablado de verdad de Jesús.


La gran crisis de nuestra época es que muchos de nuestros coetáneos no se aclaran sobre en qué consiste ser un ser humano, y no tienen un proyecto de persona. Y quienes sí tenemos un proyecto de persona, no por ser más listos o más buenos, sino porque hemos tenido la suerte de que se nos transmita en nuestra familia y en nuestra Iglesia, tenemos la especial obligación de hacer llegar a las nuevas generaciones ese conocimiento, esa seguridad, ese arraigo que les permitirá estar firmes en la fe, y les posibilitará ser buenas personas.
La familia, educadora, transmisora de la fe, tiene un papel, hoy como siempre, absolutamente irrenunciable. Y para ejercer ese papel, los padres tenemos la obligación de formarnos muy bien. Vivimos en una sociedad muy pluralista; nuestros hijos van a recibir influencias muy variadas, no siempre buenas, y tenemos que estar en condiciones de darles una razón razonada de nuestras convicciones y nuestro estilo de vida, para que sepan defenderlo si entran en conflicto con el pluralismo moral.


Una labor para la JMJ
Como le ocurrió al adolescente apóstol san Juan en la boda de Caná, el contacto con María hace que se tenga fe en el Señor. La amistad con María, el trato con ella, ayuda a tener fe en el Señor, y por eso, en esa formación que debemos transmitir a nuestros hijos en la familia, un componente esencial tiene que ser que se encariñen con la Virgen María. Eso dará seguridad y reforzará siempre su fe en Dios, en Jesús.
Tenemos que animar a los jóvenes que vengan a la JMJ a que logren esa intimidad con el Señor. No basta con asistir a actos; no basta con la satisfacción subjetiva de los movimientos con mucha gente: hay que lograr el trato personal con el Señor, y nosotros tenemos que animarles a acercarse al corazón de Jesús como se acercó Juan, porque eso es lo que les hará firmes en la fe, eso es lo que les arraigará en Él.

http://www.alfayomega.es/Revista/2011/733/08_testimonio.php

No hay comentarios:

¿QUIERES FORMAR UN GRUPO DE MATRIMONIOS EN TU PARROQUIA

VENI CREATOR

FIRMES EN LA FE (Himno oficial JMJ Madrid 2011)

UN SEGLAR DESCUBRE LA ORACIÓN (Abelardo de Armas Añón)

Abelardo de Armas. Un seglar descubre la oración from Cruzados de Santa María on Vimeo.

Fuente: http://abelardodearmas.blogspot.com/