En busca de la santidad

Papa Francisco: Hay que tener en cuenta que la santidad no es algo que nos proporcionamos a nosotros mismos, que obtenemos con nuestras cualidades y nuestras habilidades. La santidad es un don, es el regalo que nos hace el Señor Jesús, cuando nos lleva con Él, nos cubre de Él y nos hace como Él... La santidad es el rostro más bello de la Iglesia: es descubrirse en comunión con Dios, en la plenitud de su vida y su amor... no es la prerrogativa de unos pocos: la santidad es un don que se ofrece a todos, sin excepción, por eso es el carácter distintivo de cada cristiano.

martes, 8 de febrero de 2011

COMUNICACION NECESARIA


COMUNICACIÓN NECESARIA



Necesitamos practicar una comunicación eficaz. Lo necesitamos tanto a nivel personal, familiar, escolar y social. Pero, ¿sabemos qué es la comunicación?.



Cuando hablamos de comunicación nos solemos referir a intercambio de palabras, conversaciones, diálogos, procesos de negociación, etc. Es cierto, esto también es comunicación, pero a un nivel muy superficial. Si analizamos en profundidad cualquier conversación observaremos que va acompañada de otros ingredientes; y que éstos forman parte de la comunicación de manera tan determinante que en ocasiones comunican una cosa distinta de lo que estamos diciendo.



Estos ingredientes, que son elementos de toda comunicación responden a nuestra manera de ser, a nuestro estilo de vida, a nuestra conducta. De tal manera que toda conducta, aunque no se hable, es comunicación. Si nuestras conducta y nuestras actitudes responden a unos valores humanos, nuestra comunicación será eficaz. Nuestra conducta no sólo comunica un mensaje sino que establece un tipo de relación entre los comunicantes.



Por lo tanto si queremos conseguir una comunicación eficaz en la familia, en la escuela, en la sociedad, en las empresas, entre las naciones, etc., tenemos que reflexionar desde qué actitudes y valores nos comportamos. Urge en todos los ambientes de la sociedad, del mundo potenciar los valores como algo prioritario y establecer unas relaciones idóneas de igualdad, equidad y solidaridad.



Urge fomentar la comunicación eficaz educando en todo lo relacionado a relaciones humanas (no económicas), en los estilos de vida, en la visión del mundo y del hombre, en los valores, en las conductas... y también en la utilización de las palabras, en el diálogo.



¿Qué les parece si ponemos de moda la "comunicación eficaz", el diálogo, los valores, las actitudes?


Antonio Manuel Sánchez Sánchez

9 comentarios:

Alonso Gracián dijo...

Amigo Antonio,

me temo que al hombre adámico, profundamente herido por el pecado original y perturbado en sus potencias espirituales, esclavo del demonio, y ofuscado por sus pasiones,

de nada le sirven los valores, ni las actitudes ni el diálogo.

Lo único que sirve es la Gracia de Cristo. Sin la Gracia de Cristo, que recibimos por los sacramentos y la oración, estamos absolutamente perdidos

Sé que creemos lo mismo, así que disculpa el comentario.

Un abrazo

Educación Católica en la Familia y en la Escuela dijo...

Alonso, no hay nada que disculpar, sino agradecerte el comentario. Si el texto no te ha parecido del todo acertado es que al texto le falta algo sin duda. Son sólo unas pocas ideas tras reflexionar un poco en el siguiente texto bíblico: "Aquel día, salió Jesús de casa y se sentó a orillas del mar. Y se reunió tanta gente junto a él, que hubo de subir a sentarse en la barca, y toda la gente quedaba en la ribera. Y les habló muchas cosas en parábolas. Decía: «Una vez salió un sembrador a sembrar. Y al sembrar, unas semillas cayeron a lo largo del camino; vinieron las aves y se las comieron. Otras cayeron en pedregal, donde no tenían mucha tierra, y brotaron enseguida por no tener hondura de tierra; pero en cuanto salió el sol se agostaron y, por no tener raíz, se secaron. Otras cayeron entre abrojos; crecieron los abrojos y las ahogaron. Otras cayeron en tierra buena y dieron fruto, una ciento, otra sesenta, otra treinta. El que tenga oídos, que oiga." (Mateo 13, 1 al 9). "Otras cayeron en tierra buena".

Alonso Gracián dijo...

Pidamos pues al Señor nos haga tierra buena y demos fruto.

Un abrazo en el Santo Señor Jesús, desde María Inmaculada

Antonio M. Sánchez dijo...

Efectivamente ahí está la clave, que es el Señor quien nos hará tierra buena (si le dejamos. Todos los caminos que emprendamos para nosotros mismos y para ayudar a otros en la iniciación cristiana tienen que desembocar en el encuentro con Cristo. También la transmisión de valores nos deben llevar a los Sacramentos y la gracia recibida en los Sacramentos nos hará vivir los valores. Entonces estaremos hablando ya de virtudes.

Alonso Gracián dijo...

De acuerdo, pero debo confesarte algo.

Antonio, creo sinceramente que el lenguaje del mundo nos despista a los cristianos.

Es un lenguaje equívoco, que nos conduce a equivocarnos. A mí me ha pasado, hasta que me di cuenta de que el lenguaje de los valores no es el lenguaje de la Tradición, y por tanto nos conduce a equívoco.

Los cristianos, más que transmitir valores, debemos predicar la doctrina apostólica a todo el mundo, cristiano o no, sin miedo a la burla, el insulto, el martirio.

Estoy convencido de que debemos abandonar el lenguaje de los valores, que es un lenguaje del mundo, un lenguaje pelagiano, que nos lleva a pensar que nosotros, por nosotros mismos, podemos encaminarnos al Señor y podemos sanarnos de alguna manera.

Debemos darnos cuenta todos los cristianos de que con tener valores, por muy buenos que sean, no arreglamos nada, ni nos sirven para nada, porque lo único que vale y sirve es la Gracia de Cristo, que nos viene por los sacramentos, no por los valores.

Sé por supuesto que tú no tienes este error ni eres pelagiano y que eres hombre de Cristo y de doctrina recta.

El problema es que, como me ha pasado a mí, este lenguaje es peligroso porque confunde.

Debemos hablar como hablaban Cristo y los apóstoles, como se habla en la Escritura, que es como hablaban los santos.

Nuestro lenguaje tiene que ser bíblico y Tradicional.

Lo único que nos conduce al Señor es la Gracia. En los sacramentos le encontramos "al momento". Penitencia, Eucaristía, y luego mantenernos en Él y unirnos más íntimamente a Él por la oración constante, continua, fervorosa, sin tregua ni fin, porque todo debemos hacerlo a su gloria, hasta comer y beber ((1 Cor 10, 31)

Así que la iniciación cristiana consiste en que si antes tenía siete u ocho objetivos en mi vida, ahora debo tener uno, que es dar gloria al Señor con mi vida, es decir, ser santo.

Nuestra vida es pensar a todas horas en nuestro Amado, Jescristo, el dulce Señor Jesús, cuyo Nombre es Santo, alabado sea por los siglos de los siglos.

Amar al Señor por encima de todo, amarlo más que a nuestra propia salud, más que a nuestra esposa, más que nuestros hijos, más que nuestras aficiones, más que a nada, porque es nuestro Amado.

Un abrazo y perdona otra vez lo pesado que soy.

Anónimo dijo...

Nuestro Amado, por que quiso, se hizo carne como nosotros para redimirnos.

Me encantan vuestros comentarios. No veo que haya tantas discrepancias en ellos. Lo fundamental es el Amor y la gracia de Dios. Pero creo, tal vez estoy equivocado, que lo que dice Antonio también es correcto. La Iglesia ha permitido y permite que nos ayudemos a llegar a Dios perfeccionando nuestros "valores". "Sed perfectos como Vuestro Padre de los Cielos..." A lo largo de la historia muchos santos han sabido conjugar con su vida esto de la primacia de la gracia y de la educación en valores. La oración y la penitencia nos valen para ello.

Me encanta tu amor a Jesucristo, otros estamos muy lejos y nos quedamos en menudencias.

Muchas gracias a los dos. Que la Virgen os siga bendiciendo. Que el amor Corazón de Jesús sea vuestro descanso.

Paco Marcos (no sé ponerlo de otra manera).

Antonio M. Sánchez dijo...

Gracias, Paco por tu comentario que enriquece este humilde blog. Efectivamente no hay discrepancia, hay sintonía en un mismo pensar. O dicho de otra manera, en un mismo objetivo de ser fiel a la Iglesia de Jesucristo. Agradezco la corrección de Alonso porque es Cristo el que puede y quiere transformar nuestra vida. No dependemos de nuestras cualidades, de nuestros valores, de nuestras facultades; sino de la Gracia que recibimos por los sacramentos y por la oración a solas con Él. Ese silencio elocuente en el que Dios nos habla, en el que Dios nos ama. Tu y yo sabemos por experiencia que esto es cierto. ¿Recuerdas a la puerta del refugio de Gredos, cayendo la noche, cómo nos hablaba el Creador mientras rezábamos el Rosario?. La Virgen María Inmaculada, cuida de nosotros también a través de los hermanos y también a través de las correcciones.

Alonso Gracián dijo...

Bueno, yo no pretendía talmente discrepar contigo o corregirte, Antonio, porque los dos tenemos en común la obediencia filial al Magisterio de la Iglesia, los dos creemos lo mismo, y tú eres hombre de recta doctrina y apostolado fiel a la Iglesia, Madre y Maestra.

Además, tu entrada se entiende bien en el bello sentido de la parábola de la tierra buena, como bien precisaste.

Lo que yo pretendía era hacer notar que el lenguaje de los valores no es seguro, que puede movernos a los cristianos a equívoco; a mí me ha pasado, hasta que me di cuenta de que aunque la pedagogía de los valores puede utilizarse en cierto sentido correcto,

es difícil usarla siempre rectamente de acuerdo con la doctrina de la Gracia, y que creo que hay que recuperar una forma de hacer apostolado centrada en la forma de hablar de la Escritura y de la Tradición.

Es decir, yo con lo que discrepo es con el lenguaje de los valores, que puede llevarnos a equívoco sin darnos cuenta.

Para mí siempre es un regalo del Señor hablar con personas como tú, entregadas a la Iglesia

Un abrazo en Nuestro Salvador, el Amado de nuestra alma, el dulce Señor Jesús, alabado sea su Santo Nombre por los siglos de los siglos

Laus Deo Virginique Matri!!

Alonso Gracián dijo...

Gracias Paco Marcos por tus palabras y por compartir el Amor al Señor. Efectivamente no hay discrepancias, sino comunión y deseos de apoyarnos mutuamente.

Un abrazo en Cristo el Salvador desde su Madre adorable

¿QUIERES FORMAR UN GRUPO DE MATRIMONIOS EN TU PARROQUIA

VENI CREATOR

FIRMES EN LA FE (Himno oficial JMJ Madrid 2011)

UN SEGLAR DESCUBRE LA ORACIÓN (Abelardo de Armas Añón)

Abelardo de Armas. Un seglar descubre la oración from Cruzados de Santa María on Vimeo.

Fuente: http://abelardodearmas.blogspot.com/